Pacto por la educación

Pacto por la educación

Abril 05, 2014 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

La desolación -y hasta vergüenza- que han producido los resultados del informe Pisa de la Ocde (evaluación de la calidad de la educación) debe dar lugar a una seria reflexión, mucho más en tiempos electorales, de programas presidenciales y promesas.Es urgente hacer una revisión de las preguntas y respuestas y, si es del caso, volver a aplicarla a una muestra representativa de estudiantes. Y con ellos discutir cuáles son las dificultades. Es lo menos que se puede hacer para estar seguros de cuáles son las falencias y proceder a corregirlas. Sabemos que nuestro sistema educativo requiere de una reformulación a fondo y son muchas las causas de su debilidad. Hace más de veinte años publiqué en uno de mis libros un capítulo del doctor en educación J. Duarte sobre la corrupción en el nombramiento de maestros. Él ofrecía estadísticas sobre la venta de las plazas de maestros, precisamente las de los municipios más pobres. A nadie le importo. Confío en que esa práctica absurda no continúe. En esta ocasión solicité las opiniones de un experto internacional, quien me ofreció varias hipótesis para entender lo que puede estar ocurriendo, así:1. Debilidad de las políticas educativas, falta de seguimiento y evaluación de las mismas, interrupción del ciclo educativo (paros, protestas etc), maestros mal preparados o con un pobre desempeño. 2. Puede haber “anarquía curricular”. Cada quien hace lo que puede, no hay estándares nacionales y el conocimiento práctico es despreciado.3. No se hace un esfuerzo sistemático para proporcionarles a los niños en la etapa preescolar “una educación inicial de calidad”. Hoy es posible utilizar los medios audiovisuales para ofrecer una “excelencia educativa” para todos sin excepción. El ministro Molano ha venido haciendo un gran esfuerzo para proporcionar las tabletas y la infraestructura que haga esto posible. Toda la comunidad en los municipios deberá empeñarse en esta tarea. Es lo que se llama ‘Head Start’, tarea en la cual la Primera Dama ha estado trabajando con dedicación. 4. Por ejemplo, los juegos, tan indispensables para la formación ética e intelectual, deben, dice el experto, estructurarse y orientarse apropiadamente. El juego es -además- un maravilloso vehículo para fomentar creatividad y capacidad para resolver problemas. 5. Los maestros no promueven el pensamiento crítico, la curiosidad, la necesidad de buscar información y la capacidad de encontrarla y procesarla. 6. Y hay que examinar con lupa el ejercicio de Pisa, porque hay múltiples maneras de ser creativo que pueden no estar contempladas en él. Por supuesto, no se sugiere complacencia con lo que tenemos. Es que existen dudas sobre este tipo de calificaciones. Y mi experto de cabecera dice que eso es aún más cierto “cuando se trata de un tema como la creatividad que está muy ligada a la cultura”.Los países que ocupan los primeros lugares no son los más ricos ni los que tienen la mejor tradición educativa. Son aquellos que están convencidos de la prioridad de la educación de calidad para garantizar un horizonte mejor a sus ciudadanos. Es que la excelencia académica hoy se puede compartir, no es un privilegio de los más ricos. Y la etapa preescolar es clave.Los candidatos a la Presidencia están hablando de la educación. Ojalá el que gane recoja las propuestas de sus adversarios y con la buena mirada de los ejemplos internacionales promueva un pacto por la educación que nos comprometa a todos.

VER COMENTARIOS
Columnistas