Oposición II

Febrero 04, 2017 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

Sigamos reflexionando sobre la oposición. Aprobado el Estatuto, ¿quién es la oposición en Colombia hoy? Se diría, a primera vista, que el Centro Democrático, que rehusó participar en las deliberaciones sobre esta legislación. Se entiende que su aplicación sería inmediata. ¿Qué ocurriría cuando las Farc se constituyan como partido político a mediados de este año? Se entiende que la oposición es la que se ejerce desde las corporaciones públicas y se ventila extraparlamentariamente. Las Farc estarían solo hasta después del 20 de julio 2018 en el Congreso. De manera que los derechos legítimos que se le otorgan a la oposición, beneficiarán inmediatamente al Centro Democrático. El Polo y otras fuerzas políticas podrían beneficiarse si se registran, como sería de esperarse, como grupo parlamentario de oposición. Entonces, la legislación pertinente o su reglamentación indicarían la distribución de los beneficios.Tomemos el tema del derecho de réplica. Quién lo ejerce. Es bien claro que debe ser la oposición en condición de mayoritaria. Pero se podría decir que ese derecho lo ejercen todos los grupos, en proporción a su representación en la respectiva corporación. Normalmente ese derecho se ejerce inmediatamente después de que ha ocurrido la intervención presidencial. Es una manera de forzar a la oposición a estar preparada para argumentar y, así, mostrarle a la opinión pública, que está lista para gobernar. En otros sistemas se le otorgan varios días pero es mejor que la oposición entre enseguida en los canales de televisión y en la radio porque eso le da mucho más audiencia y le ayuda a ganar prestigio y respetabilidad.Cómo se ejerce el derecho de réplica, en qué canales, en qué emisoras, es tema que tiene que ser bien establecido. La práctica en un régimen parlamentario es mucho más fácil que en uno presidencial.Hay algo que no se considera con frecuencia y que no se trata debidamente: la dimensión protocolaria entre gobierno y oposición. Hay que decir, de una vez, que como se ha manejado en Colombia en este o en el anterior Gobierno, está muy distante de lo que deben ser formas aconsejables. Tiene que ser una relación digna, respetable y admirada por todos. Nadie recomienda que tengan que darse abrazos, llevarse de la mano. Lo importante es que ante la Nación, gobierno y oposición simbolicen la unidad del Estado. Que le transmitan a la sociedad toda que ambos están trabajando legítimamente por el bienestar del país, con perspectivas diferentes. Es por eso que en el Sistema Parlamentario Británico, modelo en estas materias y no fácil de imitar por su tradición, el trato entre gobierno y oposición es casi diario, frente a frente, duro sí, con ironía, con humor, siempre con respeto y guardando las formas. El hecho de que aquí el jefe de la oposición y el del gobierno se encuentren después de seis años, no tiene sentido. La oposición es, quizás, una de las herramientas más eficaces para ayudar a gobernar. Por eso se llama en Inglaterra una oposición leal. Y como tal debe ser tratada. Allá la transmisión del mando se hace en menos de 24 horas. Ganó la oposición y en 24 horas está entrando a la Casa de Gobierno. Porque está lista para ejercer esas responsabilidades. Reconozco que nos hace falta un enorme trecho. Pero no sobra decirlo así.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad