La más grande

Febrero 07, 2015 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

Exótico. El Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, nos revela que la economía china pasó a ser la más grande en el mundo al finalizar el 2014. Y ello ocurrió, dice, sin fanfarria. China ingresó al 2015 en la más alta posición y allí permanecerá, añade, por muy largo tiempo, quizás para siempre. Recupera, así concluye, una posición que tuvo durante buena parte de la historia.Es bien claro que esta posición predominante no quiere decir que China ocupe un lugar equivalente en términos de poder militar, científico, o que los indicadores en materia de equidad y bienestar social ocupen un lugar similar. Estados Unidos mantendrá su prestancia como aquel país cuyas instituciones y costumbres, “el poder suave”, continuará ejerciendo una gran seducción para el resto de la humanidad.Es sorprendente que semejante noticia, que esperábamos para años más adelante, no sea la información de primera página sino que aparezca en la revista Vanity Fair, que es muy apreciada pero no como el sitio en el cual uno esperaría verla. Se trata de una primicia, si se quiere prematura, publicada en un lugar improbable.Conviene recordar un dato sobre la presencia creciente de China en América Latina. En la reunión muy poco divulgada de Cancilleres latinoamericanos y del Caribe, realizada a comienzos de enero, el Gobierno chino anunció inversiones en la región, que sumarían en diez años, con lo ya existente, 500.000 millones de dólares. Venezuela, Chile, Argentina, Ecuador, Nicaragua, son los principales beneficiarios de este creciente involucramiento de China.No sobra recordar que el presidente Barco tuvo como una de sus metas prioritarias de política exterior, la relación con el área del Pacífico, primordialmente con la China. En buena hora, la ministra Holguín ha anunciado que se extenderá una invitación al Presidente de la República Popular China para que haga una visita oficial a Colombia. Porque como van las cosas, estamos quedados…Hay otras noticias no menos significativas, como la del anuncio que hizo la Casa Blanca el 29 de enero. Se trata de la solicitud al Congreso para que incluya en el presupuesto de 2016 un billón de Dólares para ayudar a Centroamérica a superar enormes dificultades, del más diverso orden. No olvidemos el problema generado por 60.000 menores de edad que trataron de ingresar a los Estados Unidos durante el verano del 2014, o los problemas de criminalidad que agobian a países como El Salvador, Guatemala, Honduras. Es una decisión, anunciada por el Vicepresidente Biden que, aunque parezca insuficiente frente a los enormes desafíos que busca superar, constituye un nuevo gesto de Estados Unidos para ayudar a poner en orden la Región Centroamericana y del Caribe, al complementar la normalización de las relaciones diplomáticas con Cuba. Ya veremos qué más ocurre en la Cumbre de las Américas en abril, en ciudad de Panamá.El ejemplo de lo obtenido en Colombia se presenta, una y otra vez, como un caso de éxito que deja muchas lecciones que debieran ser aprendidas. Pero es algo que, también, produce alguna incomodidad. Y esto refuerza la denominada ‘Iniciativa Regional Centroamericana de Seguridad’. Tampoco recibieron mayor divulgación los testimonios de varios expertos ante el Sub-Comité Especializado del Congreso de los Estados Unidos, sobre un tema central: ¿qué significan América Latina y el Caribe para los Estados Unidos?

VER COMENTARIOS
Columnistas