¿Hay diferencias?

¿Hay diferencias?

Abril 02, 2016 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

Hay notorias similitudes entre los dos acuerdos (Farc 26 de agosto de 2012; ELN 30 de marzo de 2016). Las significativas diferencias son las que más deben interesar.Las Farc fueron contundentes en el Acuerdo, en su determinación para finalizar el conflicto. En la primera parte del Título 1 –tercer párrafo-, se reitera “Con la decisión mutua de poner fin al Conflicto”. Así se mencione el tema cinco veces, como lo dice el negociador Frank Pearl, en el Acuerdo con el ELN el tema no está en el título del documento. Se menciona en el primer párrafo: “con el objetivo de ponerle fin al conflicto armado”. La insistencia del ELN es en el Diálogo (así, con mayúscula). Y se podría decir que los tres primeros puntos de la Agenda (que también tiene seis puntos) se refieren a la participación de la sociedad en el proceso de conversaciones (tampoco hablan de negociaciones). Los títulos de estos tres puntos son reveladores: 1. Participación de la sociedad en la construcción de la paz, 2. Democracia para la paz y 3. Transformación para la paz. El tema de la implementación trae algunas novedades porque se elaborarán planes específicos para cada uno de los seis puntos de la Agenda y sobre esta base se definirá un Plan General de Ejecución. Esto quiere decir que el ELN, en consonancia con el Gobierno, desea darle una particular importancia a la fase de cumplimiento de los Acuerdos. Es bien sabido, y lo recordó en un reciente reportaje el Asesor español de las Farc, que la parte programática de los Acuerdos de Paz, por lo general, no se cumple. Los 70 puntos difundidos el 8 de febrero por las Farc, a manera de propuestas mínimas, buscan la ejecución de los Acuerdos. El tema realmente significativo es el punto b (Implementación) que dice así: “El plan general de ejecución de acuerdos incluirá mecanismos de control, seguimiento y verificación, que contarán con la participación de la sociedad, la comunidad internacional, el gobierno y el ELN”. De nuevo, el asunto de la participación de los ciudadanos es prioritario. La gran pregunta es, ¿cuál sería el papel de la comunidad internacional en estos mecanismos? ¿Quién es la comunidad internacional? ¿Acaso el mismo mecanismo de la Misión Política del Consejo de Seguridad, acordada con la ONU? ¿La Unión Europea? ¿Algunos países? ¿Un grupo de ONG? ¿Alemania? ¿El Vaticano? Es que la Misión Política, hasta donde sabemos, se refiere a la dejación de las armas y del comportamiento en las zonas de concentración y no a la ejecución de cada uno de los puntos. Ello implicaría una interferencia descomunal en el proceso de decisiones en todos los niveles del gobierno colombiano. Y por eso se dice en el literal c) del punto 6, que el Plan General de Ejecución tendrá, también, una dimensión diplomática.Se observa que la fase pública pretende ir más allá de lo que ha ocurrido en las discusiones con las Farc. ¿Drogas ilícitas, hidrocarburos, minería..?Sería sorprendente que estos temas no formaran parte de los diálogos. Que el ELN se incorpore al Proceso de Paz es fundamental. Ojalá sea eficaz “la coordinación y sincronía” con La Mesa de La Habana, para que así la firma de los Acuerdos no se postergue. Complejo pero indispensable.

VER COMENTARIOS
Columnistas