Globalizados

Globalizados

Enero 30, 2016 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

Oyendo y leyendo noticias, no parece. Con todo, la verdad es que estamos globalizados. La decisión que adoptaron algunos países petroleros para aumentar la producción a sabiendas de la disminución de la demanda, redujo dramáticamente los precios. Y, Colombia, que ya tenía globalizada esta dimensión central de su economía, tuvo que adaptar los estimativos de ingresos y gastos, una y otra vez. Ahora, por decisión propia, esa es la diferencia, le pedimos a la comunidad internacional representada en el Consejo de Seguridad de la ONU, que ejerza la principal función para cerrar el proceso de paz y ponerle así fin al conflicto armado. Es de máxima significación.El sistema de justicia, una vez ratificado el Tratado de Roma, y así la Corte Penal Internacional, está pendiente de sus opiniones y actuaciones preliminares. Ya teníamos, la extradición pero en nuestro caso se incluía la de nacionales. Generales, empresarios deportivos se entregan como mansas palomas al sistema de justicia de los Estados Unidos. Como los suizos y otros…Ya el tema de derechos humanos, por lo menos desde los años ochenta, se había superimpuesto sobre los organismos nacionales que tenían esa responsabilidad. Amnistía Internacional jugó papel predominante, luego Human Rights Watch, Wola, Pax Christi, etc. Y los arbitramentos internacionales, que son la garantía para los inversionistas extranjeros. ¡Ah! La Corte Internacional de la Haya en materia de límites.Nuestra conveniente incorporación al Club de buenas prácticas, la Ocde, apremia un proceso inevitable de modernización en muchos sectores. Al respecto, teníamos antecedentes. El Banco Mundial desde los años cincuenta así como el FMI y, después, el BID y la AID, condicionaban aspectos de la política macroenómica y sectoriales.El sector educativo no culmina en Colombia sino en Estados Unidos, Canadá, Europa, Australia, para mencionar los principales destinos de quienes buscan otros niveles en estudios superiores. Ésta es la parte más prestigiosa de la formación académica.El próximo cuatro de febrero conmemoramos en la Casa Blanca, por oportuna invitación del Presidente Obama, quince años del lanzamiento del Plan Colombia que permitió recuperar a Colombia y facilitar el proceso de paz. El mayor éxito de la política exterior de Estados Unidos, dicen allá, en ese periodo. Curioso, que nadie lo celebre aquí. Está bien que lo hagamos en Washington, por muchas razones… pero…Algunas empresas emblemáticas han pasado a manos extranjeras, Bavaria, Avianca, Telecom, algunos supermercados, ahora Isagén, y en su momento hasta el principal periódico y algo de radiodifusión y televisión, bancos, aseguradoras, para no mencionar grandes concesionarios.Jugadores de fútbol, cantantes, globalizados. Y, por supuesto, cómo no recordarlo, con inmenso orgullo, nuestros escritores, García Márquez, Álvaro Mutis, Héctor Abad, Juan Gabriel Vásquez, Antonio Caballero, etc. Y nuestros pintores. Qué tal el caso descomunal de Fernando Botero, o el de Olga Amaral y el de escultores como Doris Salcedo y en la música culta, Rafael Puyana, Arturo Cuéllar, el Maestro Zumaqué. Y en todos los órdenes muchos que no logran el reconocimiento debido entre nosotros, como el escultor Milthon, en París.En el campo científico, los hay por docenas... y lo son porque se globalizaron tempranamente. Son las virtudes de la globalización que no benefició a otros grandes, porque vivieron tiempos más parroquiales.

VER COMENTARIOS
Columnistas