Globalización en el banquillo

Globalización en el banquillo

Julio 30, 2016 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

Crece el debate sobre los impactos negativos de la globalización. El capitalismo triunfó como resultado de la Guerra Fría y consideró que había llegado su hora. Las consecuencias están a la vista. Claro, el mundo se ha enriquecido, pero esta bonanza no ha quedado bien distribuida. Los ricos mucho más ricos y cada vez con más instrumentos de control. La clase media en algunos sectores se ha empobrecido. Y muchos pobres, no se puede negar, han salido de la pobreza por cientos de millones en China, por millones en muchos países. Esto  es loable. Lo anterior no tanto... El Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea, ha sido tema de debate. Es el debate en la campaña presidencial en los Estados Unidos. Fue el tema central de Bernie Sanders, hoy elogiado ampliamente por su generoso apoyo a Hillary.  El terrorismo que nos asombra y castiga sin compasión a Francia y Alemania, y a países del Medio Oriente y otras  regiones, comenzó el 11 de septiembre de 2011, cuando se atacó el símbolo de la globalización, las Torres Gemelas en Nueva York, y el Pentágono, sede del ejército más poderoso en la historia de la humanidad. Lo que ha venido después muestra la presencia de la globalización en otros sectores. La crisis financiera global de 2008-2009. La de los precios del petróleo, que de paso ayuda a debilitar a algunos países que estaban jugando un papel disidente en el escenario global, Rusia y Venezuela por ejemplo. La impresionante ola de migrantes hacia el territorio europeo que ha puesto en tela de juicio valores que se creían intocables y ha desatado profundas contradicciones en la Unión Europea. Y ha dado lugar a comportamientos electorales inesperados y a otros que ya se vislumbran. El escándalo de la Fifa es un ejemplo evidente de la corrupción en una actividad deportiva convertida en empresa criminal. Los Panama Papers mostraron la realidad global de la evasión o elusión de impuestos. Y lo que falta por destaparse. Ayer y antes de ayer, la Asociación Bancaria mostró los avances y dificultades de la lucha contra el lavado de activos y su vínculo con la financiación del terrorismo. Especialistas reconocidos trajeron datos que revelan como defectos en el sistema electoral  o de financiación de campañas propician estas actividades criminales. Lavado de activos, crimen organizado o desorganizado, financiación del terrorismo, decadencia de la política acompañada de otros deplorables riesgos son temas que hoy preocupan a la humanidad. Asuntos muy cercanos al devenir colombiano, ahora, antes y en el próximo futuro. Globalización del crimen, empresarios del crimen, criminalización de la política y brutalización de la misma, son características que los estudiosos del tema han identificado. Y que no podemos mirar con indolencia.El gran predicamento es cómo aliviar o corregir las afectaciones negativas de la globalización. Las fronteras se han tornado en tema central. El pasaporte, como lo dijo el informe sobre el once de septiembre, dejó de ser un simple requisito para tornarse en “arma de destrucción masiva”. Todo es sospechoso ante una amenaza terrorista que igual ataca en Orlando, Florida, que en Niza, Francia. Los sitios y las víctimas son cuando más simbólicas. El efecto es lo que importa. Aterrorizar, mostrar la impotencia del Estado.

VER COMENTARIOS
Columnistas