Factores para el triunfo

Factores para el triunfo

Mayo 31, 2014 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

Las alianzas no serán determinantes para el resultado del 15 de junio. Sin duda significarán incrementos en el caudal de votos de los dos candidatos en contienda pero otros factores podrían ser más influyentes. Hace cuatro años el candidato Santos logró 69,1% (9.004.221) una suma de los votos aportados por sus alianzas con el liberalismo, el conservatismo y cambio radical. Hay otros factores, que son los siguientes: 1) La dicotomía cambio o continuidad; 2) El proceso de paz (con estos y otros condicionamientos: sin impunidad, sin elegibilidad, con cronograma, con cese de fuego unilateral). En los dos eventos electorales recientes no fue el tema central. 3) La eficacia de la clase política tradicional o el rechazo de la opinión pública a ésta. 4) Se espera que haya debates en televisión. Normalmente, esa es la experiencia mundial, estos reafirman a los simpatizantes de los candidatos y no tienen mayor incidencia en el resultado. Hay ejemplos de candidatos que han ganado los debates y han perdido las elecciones: Kerry, por ejemplo; y casos, también, en los cuales un error o una buena réplica han ayudado a ganar. En esta segunda vuelta, dadas las circunstancias, puede ser decisivos. Lo mejor sería que estos se hicieran en torno de un solo tema para que los candidatos puedan mostrar su dominio de la cosa pública. Ojalá neutrales, con libertad para criticar y sin forzar a los candidatos a expresarse en forma de trinos. 5) La campaña ha quedado reducida a los avisos de publicidad en televisión y a los que se radiodifunden. Todo indica que su contenido se está endureciendo. 6) Se requiere lo que los anglosajones denominan un Game Change, o sea una estrategia diferente que permita llegar a los votantes de los otros candidatos, a los indecisos y a algunos abstencionistas, porque no se ve cómo se podría mover más de un 5%-7%, es decir entre un millón y medio y algo más de 2 millones de un total de 19 millones disponibles. Una dimensión de ese cambio de juego sería la de convertir esta elección en una de esas que los teóricos llaman una Elección Crítica, las cuales por definición movilizan un alto nivel de participación. Y eso se prédica para ambas campañas. 7) Como nunca, cada candidato tiene que hacer un esfuerzo enorme para no cometer un error significativo. Porque ahí puede entregar la victoria a su contendor. 8) La ausencia de equilibrio informativo no mostró eficacia. El descrédito sistemático y exagerado de los candidatos que desafiaron la reelección se tradujo, después de los escrutinios, en elogios para el desempeño de las mujeres y en el triunfo del candidato que más estigmatizaron y en el desinfle de un candidato que fugazmente exaltaron hasta declararlo triunfador. Unos medios de comunicación más equilibrados fortalecerían nuestra tradición democrática y le facilitarían al votante una decisión mejor informada.Todos mostraron ser respetables y conocedores de los temas públicos, respaldados por una experiencia meritoria. No hay una opción catastrófica. Esto habla bien de la vida política colombiana tan deteriorada y necesitada de un replanteamiento profundo. No sobra recordar que ganó en la primera vuelta un partido fundado hace apenas algunas semanas, cuyo logo y nombre fueron rechazados por el Consejo Nacional Electoral.

VER COMENTARIOS
Columnistas