¿ELN? ¿Bacrim?

¿ELN? ¿Bacrim?

Agosto 15, 2015 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

Es bien sabido que negociar con el ELN es mucho más complejo y difícil que con las Farc. No creo que la dimensión religiosa, que caracteriza a este grupo desde sus inicios (cura Laín, cura Pérez, padre Camilo Torres) tenga incidencia en esa situación. La verdad es que en varias ocasiones se ha llegado, eso cuentan, a estar a punto de firmar y nada ocurre.Serpa, Uribe, pueden dar testimonio de estas ocurrencias. El presidente Uribe y su embajador en Cuba, Julio Londoño, dedicaron varios años sin lograr el objetivo. La pregunta que ronda por todas partes es: ¿y cómo sería un proceso de construcción de paz si el ELN no ha firmado un acuerdo para ponerle fin al conflicto armado?Y si a ello se añade que las Bacrim no se desmovilizan, siendo ya estas un grupo armado ilegal, alimentado también por el negocio de las drogas ilícitas, ¿cuál sería la seguridad para los desmovilizados de las Farc? Se dice que en algunas partes colaboran. Pero ese tipo de relaciones es muy cambiante y puede dar lugar a eventos bastante deplorables que debilitarían la etapa de transición. Claro, surge otra pregunta no menos compleja: ¿y entonces, habrá dos asambleas constituyentes?La tentación para el ELN y para las Bacrim de ocupar los espacios que dejen las Farc, tanto en el conflicto armado interno como en los negocios de las drogas, la explotación ilegal del oro, del coltán o el contrabando de gasolina desde Venezuela puede llegar a ser irresistible. Eso seguramente ya lo han considerado y deben estar contemplando formas de asumirlo. Durante la administración Santos se han hecho anuncios respecto a las conversaciones que se han venido realizando con el ELN. Ya en 2013 hubo encuentros entre emisarios. Informes internacionales hablan de reuniones que tuvieron duración de 21 días en Ecuador, o 20 días en Brasil, por ejemplo. También afirman que los países garantes de este proceso son Ecuador, Brasil y Noruega. Que los acompañantes Venezuela, Chile y Cuba.Dicen también que quienes han estado involucrados en esas conversaciones son el general retirado Eduardo Herrera Verbel, Frank Pearl y Jaime Avendaño. Otros añaden a Juan José Ríos y Jaime Bernal. Se comenta que se han alcanzado dos acuerdos: uno sobre participación de la sociedad en el proceso de conversaciones y otro relacionado con las víctimas del conflicto. Esos informes mencionan que la captura del guerrillero Jairo, en el Tolima, quien era uno de los negociadores, perturbó el proceso, porque no se había tomado la precaución de levantarle la orden de captura.No es claro si se está buscando otro modelo de negociación o si se incorporará al que está en marcha, o si por lo menos se buscará una coincidencia en lo que es fundamental, a saber: el cese bilateral definitivo del fuego y de hostilidades.Hay voces que reclaman mayor transparencia respecto a lo que está ocurriendo. Personalmente creo que estos procesos son más exitosos, como está demostrado, cuando están protegidos por confidencialidad y lo son menos, cuando existe una semiconfidencialidad, que da lugar a dimes y diretes, a anuncios y rectificaciones, de una u otra parte.El tema de las Bacrim es mucho más espinoso y ya las Farc han planteado la necesidad de una comisión para tratarlo en toda su amplitud.

VER COMENTARIOS
Columnistas