El mundo está en caos

El mundo está en caos

Diciembre 03, 2016 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

Así describe la situación actual  el controvertido y  muy respetado profesor Henry Kissinger en entrevista para la revista The Atlantic de diciembre, titulada ‘Las lecciones de Henry Kissinger’. No sobra escuchar lo que en la cumbre de los 94 años esta celebridad académica dice.El tema central es el cómo evitar una guerra con China. Recuerda la observación que le hizo el dirigente Zou Enlai: “Si nosotros fuéramos ustedes, trataríamos de impedir que ustedes surgieran. ¿Buscan ustedes suprimirnos? Si no es así, ¿cómo sería el mundo cuando ambos seamos fuertes, que es lo que esperamos?”.Kissinger dice que es el tipo de conversación que los chinos preferirían en lugar de tramitar los asunto cotidianos. Añade que ellos prefieren hablar sobre procesos y no tanto sobre temas ad hoc. Precisa que no hablan sobre soluciones sino sobre situaciones. Los americanos buscan soluciones. Los chinos creen que las soluciones solamente son el tiquete de admisión para otro problema. Prefieren diagnosticar las tendencias. Algo muy útil hoy cuando se da por sentado que hay una crisis de la democracia, y del capitalismo. Sí, pero ¿cuál es la tendencia, para dónde vamos? Son los interrogantes que buscan respuesta.Ante el dilema de confrontarse con China o de considerar esa opción como demasiado peligrosa lo lleva a pensar que es mejor  propiciar que sean socios  y que por la vía de la cooperación encuentren una base de gana-gana. Reconoce que los chinos dentro de pocas décadas reclamarán un estatus de absoluta igualdad con la potencia predominante, o sea, con Estados Unidos.Los consejos de Kissinger son válidos  para otros contextos. El colombiano, por ejemplo, después de las negociaciones con las Farc. Ellas podrían formular la misma observación que hiciera el dirigente chino y el predicamento confrontación o cooperación podría, también, adquirir vigencia, al igual que el tema de la relevancia de las tendencias antes que los hechos coyunturales. Y como es de cierto que más que soluciones desembocamos en nuevas situaciones no menos problemáticas.Sin atenuantes, Kissinger considera que no existe un diseño estratégico de la política exterior de Estados Unidos. Esa política  debería, en su concepto, responder dos interrogantes: ¿Qué queremos alcanzar, inclusive si tenemos que obrar solos? Y, ¿qué debemos prevenir, aún si nos toca hacerlo solos? Como el mundo está en caos, Estados Unidos debe confrontar dos problemas: el primero, cómo reducir el caos regional. El segundo, como crear un orden mundial coherente basado en principios acordados que son necesarios para la operación de todo el sistema.Y más allá de asuntos de tanta envergadura, es ilustrativo de la fuerte personalidad de Kissinger recoger aquí lo que le dijo al entrevistador. Pues le pidió que introdujera el texto haciendo la siguiente advertencia: “Aunque Kissinger ha estado fuera del gobierno por varias décadas, encontré que su egomanía no se había disminuido con el paso del tiempo”. Un ejemplo revelador es que durante la entrevista se quejó de que Obama nunca lo había consultado a diferencia de los demás presidentes. Y criticó el desdén con el cual Obama se refería a otros presidentes.¡Genio y figura!

VER COMENTARIOS
Columnistas