¿Crisis en la globalización?

Julio 09, 2016 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

Por lo menos tres grandes crisis han sido producto de la Globalización y la han afectado. Conviene recordarlas.La descomunal crisis financiera 2008-2009, cuyas consecuencias no terminan. Fue la primera gran manifestación de que había un sistema financiero globalizado, muy poco regulado, que se había prestado para grandes maniobras especulativas que en algún momento pusieron en real peligro la economía mundial. El sector financiero fue el primero en tomar ventaja de las oportunidades de la Globalización. Al fin y al cabo, el capitalismo había triunfado y el socialismo había desaparecido en la Unión Soviética así como en sus satélites de la Europa Oriental.Se puede afirmar que la crisis en el sector petrolero ha sido otra manifestación de la Globalización en el sector comercial. De la noche a la mañana las cuentas públicas en todos los países sufrieron descalabro. Los países árabes resolvieron confrontar las nuevas tecnologías de producción de petróleo, particularmente de los Estados Unidos, que eran viables gracias a los altos precios. Se desató una ola de producción que redujo dramáticamente los precios de este producto vital para todas las economías y así se produjeron verdaderos tsunamis económicos en varios países, notoriamente en Rusia, Nigeria, Venezuela. Y ello, con repercusiones muy significativas en las relaciones internacionales. Todavía el fenómeno continúa con altibajos. La propia Colombia que se había ilusionado con la idea de que era un país petrolero, ha sentido el golpe en forma inesperada. Es que no formábamos parte del club y aún aquellos con asiento privilegiado, no pudieron contrarrestar una decisión que cambiaba radicalmente sus presupuestos económicos.En el campo político, el reciente referéndum en Gran Bretaña, Brexit, es, sin duda, otro ejemplo de cómo la Globalización está afectando las costumbres, las tradiciones, las cosmovisiones en diferentes países. Gran Bretaña se enorgullece de su herencia cultural, política, en los niveles nacional, regional, municipal. Por siglos ha cultivado diferente organización social con respecto a Europa continental y se puede decir también, a Estados Unidos y Canadá que vienen de su entraña. Aún formando parte de la Unión Europea, no compartía decisiones tan importantes como la del sistema de visas o la de la moneda común, el euro. Es que desde siempre, su organización universitaria, por ejemplo, o su sistema vehicular, para mencionar solamente dos aspectos, son radicalmente diferentes. Son suyos, son peculiares. Una isla que tuvo la capacidad de constituir un imperio donde, así se dijo, no se ocultaba el sol. Una isla que todavía comparte con Estados Unidos, aunque muy diferente, el mejor sistema universitario. Y una organización política, también muy propia.Son tres temas que invitan a cuidadosa reflexión para anticipar otras crisis similares o de diversa naturaleza.El terrorismo promovido por Isis o la rapidez con que el crimen organizado se ha expandido por el mundo son, también, dimensiones inocultables de la Globalización. Un caso como el de la escandalosa y continuada corrupción de la principal organización de un deporte tan popular como el fútbol, la FIFA, es dramático ejemplo. No solamente están comprometidos dirigentes de este deporte en varios continentes sino que es una Fiscal de Nueva York la que hace la investigación y los persigue con éxito. El libro de Moisés Naim ‘Ilícito’ es una presentación de cómo contrabandistas, traficantes, secuestraron la economía global.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad