Contexto diferente

Contexto diferente

Noviembre 21, 2015 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

Las circunstancias internacionales y nacionales han cambiado notoriamente, por decir lo menos. El contexto político de América Latina cuando se inició el proceso de paz en 2010 era el de un conjunto de regímenes de izquierda en Sur América y algunos en Centro América; el de una Venezuela boyante económicamente, que estaba jugando a construir alianzas en la región y a desarrollar vínculos ‘non sanctos’ con movimientos y países que ahora son mirados como criminales o terroristas.Hoy esa situación económica es deplorable, el desencanto interno evidente y las ambiciones geoestratégicas están de capa caída. En Estados Unidos hay un proceso electoral que revela profundos desacuerdos que impiden al Presidente Obama la libertad de maniobra que él quisiera. En Europa occidental los cambios son radicales. Antes de noviembre 13, el proceso migratorio estaba creando no sólo desacuerdos en la Unión Europea, sino reforzando actitudes propicias al éxito de partidos de derecha y sus dirigentes. No se veía espacio para que la UE hiciera contribuciones significativas para el pos-acuerdo de terminación del conflicto en Colombia. Pero la noche fatídica de noviembre 13 le dio giro descomunal a la visión que sobre el terrorismo tenía el pueblo europeo. Hoy, Francia y Europa se sienten gravemente amenazados. El Sumo Pontífice habla de que estamos en una tercera guerra mundial y la retórica de Francia es sin miramientos. Anuncian respuesta sin piedad, que al terrorismo no hay que contenerlo sino destruirlo. Vemos endurecimiento innegable con la utilización de la violencia para fines políticos o religiosos. Frente a estos fenómenos hay cero tolerancia. El Consejo de Seguridad no es ajeno a esa radicalización antiterrorista. De nuevo los conceptos de unión, solidaridad, defensa de la civilización occidental están en el orden del día. ¿Acaso es un clima semejante al que generaron los ataques despiadados de septiembre 11 de 2001? Valdría la pena reflexionar sobre cómo ese 11 de Septiembre impactó en diferentes partes del mundo. Ejercicio pertinente promovió el profesor chileno Claudio Fuentes en su libro ‘“’Bajo la mirada del Halcón. Estados Unidos-América Latina post 11-9-2001’, para referirse al causado en América Latina. En el capítulo correspondiente a Colombia, describió las repercusiones en el proceso de paz del presidente Pastrana, en la campaña presidencial y en la estrategia que llevó a la confrontación más dura contra el narcoterrorismo -así se definió entonces, por Estados Unidos y Colombia-.Recuerdo algunos datos de ese capítulo: “Ya el 6 de febrero de 2002 Karen De Joung había revelado que Estados Unidos estaba dando pasos para una iniciativa más amplia que los involucraría en el conflicto interno colombiano, más allá de la lucha antinarcóticos”. En marzo 8 de 2002 la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó por unanimidad una resolución solicitando que el Presidente propusiera al Congreso una legislación buscando ayudar al Gobierno de Colombia para proteger su democracia frente a las organizaciones terroristas y al flagelo de las drogas ilícitas. El Presidente Pastrana, en abril 15 de 2002 escribió una columna en el Washington Post donde proclamaba que las Farc eran una “red terrorista multinacional” y planteaba que el desafío para Estados Unidos no estaba en Afganistán sino en Colombia. Hay que proteger este proceso de paz. Aprender las lecciones. 

VER COMENTARIOS
Columnistas