Consenso sobre la Paz

opinion: Consenso sobre la Paz

Con un potencial de muy buenos presagios la visita del presidente Santos...

Consenso sobre la Paz

Enero 02, 2016 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

Con un potencial de muy buenos presagios la visita del presidente Santos (¿Con Pastrana? ¿Con Uribe?) al presidente Obama para conmemorar uno de los mayores éxitos de la política exterior de Estados Unidos, el Plan Colombia que hizo posible las conversaciones sobre la terminación del conflicto en nuestro país. Hubo consenso bipartidista en Estado Unidos al respecto. Hubo desacuerdo de la Unión Europea. Y algo de eso se reflejó en Colombia. Ahora, el consenso nacional sobre lo acordado en La Habana no existe. La pregunta es si será el resultado de la reunión en la Casa Blanca.La anunciada visita del papa Francisco es otro evento preñado de esperanzas principalmente referidas a la construcción de este consenso. ¿Acaso hemos reflexionado sobre lo que significaría un país dividido casi por mitad con respecto a cómo debe ser gobernado en cuestiones fundamentales? ¿Un nuevo sectarismo? ¿Un rompimiento del acuerdo sobre lo fundamental que hace viable una sociedad? ¿Tiene sentido que ese sea el resultado de esa política exitosa, en materia fundamental de dos aliados, Estados Unidos y Colombia?Sería maravilloso que esta invitación del presidente Obama tuviera un significado que vaya más allá de una conmemoración histórica. Los tanques de pensamiento en Washington, que fueron tan vocales cuando se debatió esta estrategia, en particular el Diálogo Interamericano que en equipo con el prestigioso Consejo para las Relaciones Internacionales aportó un documento particularmente relevante, titulado ‘Toward Greater Peace and Security in Colombia, Forging a Constructive U.S. Policy’. Michael Shifter, ahora presidente de esa corporación fue el director del Proyecto que presidieron el senador Bob Graham y el exconsejero de Seguridad Brent Scowcroft . Peter Hakim y Lelie H. Gelb, presidian las dos instituciones que lo promovieron.Los miembros del grupo de trabajo, representaban visiones y experiencias muy diversas. Diplomáticos, políticos, hombres y mujeres vinculados a la vida empresarial, académicos, exmiembros de las Fuerzas Militares. Como observadores Lee Cullum y Karen de Young, periodistas conocedores de la situación. Y del lado colombiano, personalidades vinculadas a gobiernos anteriores al Plan Colombia y luego claves en lo que ha sido su implementación.El documento trae diagnósticos y recomendaciones, una de ellas visionaria: “El involucramiento constructivo y al más alto nivel de los Estados Unidos puede ayudar a comenzar a revertir el deterioro de Colombia. Colombia debe ser considerada como una alta prioridad de la política exterior de Estados Unidos. Se requiere un fuerte liderazgo (...). La política de Estados Unidos hacia Colombia debe ser polifacética, incluyendo componentes militares, sociales, políticos y económicos (...). Esto contribuirá altamente al importantísimo objetivo de lograr la paz y la reconciliación en Colombia”.El Diálogo mantuvo por años un grupo de reflexión sobre la situación de Colombia. El famoso editorial de la entonces secretaria de Estado, Madeleine Albright, (10 de agosto de 1999) coincidente con la importante visita de la Misión a Colombia que presidió el embajador Pickering, es otra pieza fundamental de esta estrategia.Qué bueno sería que esas instituciones ayudaran ahora a construir el consenso que se requiere para que el proceso de paz sea el fundamento de una Nueva Colombia.

VER COMENTARIOS
Columnistas