Barack-Raúl

Barack-Raúl

Marzo 26, 2016 - 12:00 a.m. Por: Fernando Cepeda Ulloa

Hubo un vacío notorio: el presidente Barack Obama no se encontró con Fidel Castro. Por eso digo que fue una relación Barack-Raúl. ¿Cuál es el significado de esa ausencia en la agenda? El asunto tiene relevancia porque horas antes de la llegada de Obama el presidente Maduro, también en visita oficial, sostuvo una reunión de dos horas y media con Fidel y, luego, declaró que era el hombre mejor informado del mundo. Dejemos el espacio para la especulación. No creo que la visita de Maduro hubiera sido casual. O no se han comparado las dos agendas. ¡Ah! y el Acuerdo de Paz que no cristalizó.Conviene observar que no hubo expresiones descomedidas contra Obama y que, aunque buena parte de los recorridos se hicieron en espacios solitarios, finalmente compartió con el pueblo el partido de Béisbol. La visita mostró que tanto en Estados Unidos como en Cuba ha habido cambios fundamentales en la demografía, las percepciones y las visiones sobre la relación Cuba-Estados Unidos. Las protestas en Estados Unidos fueron menores y el antiamericanismo cubano no afloró. No olvidemos que la relación histórica entre Cuba y Estados Unidos es muy diferente de la que la nación americana ha tenido con otros países del hemisferio. No es poca cosa que Estados Unidos tenga hasta la fecha una base militar en el territorio cubano (Guantánamo). Y no lo es menor que la así llamada Enmienda Platt, 1902, le otorgaba a la gran nación del norte el derecho de intervención en los asuntos cubanos. Tan sólo en 1930 ésta desaparecería. ¿Cuál fue el propósito real de Obama al organizar esta visita? Pues, según analistas como Feinderg y Piccone se trataba de ampliar el apoyo en ambos países a la nueva política, consolidarla, así aspectos centrales como el del Embargo, quedaran a merced del Congreso americano, haciendo su levantamiento muy improbable. Tan lejano como el de una real democratización de Cuba.Hubo temas que no se agitaron públicamente pero que en algún momento surgirán. Valiosos bienes de empresas y ciudadanos americanos hoy en el exilio, fueron arbitrariamente confiscados. Para comenzar, los del así denominado El Laguito, donde se reúnen equipos que conversan sobre el tema de la Paz en Colombia.Como lo demostró la derrota de Rubio en la Florida, unos días antes, la influencia del grupo de presión cubano se ha debilitado. Es paradójico que, cuando en el Partido Republicano hay dos candidatos presidenciales de origen cubano, opuestos a los desarrollos de esta nueva relación Estados Unidos-Cuba, esta audacia diplomática de Obama vaya por buen camino. Algunos dicen que los medios de comunicación, por supuesto controlados, minimizaron la visita. En todo caso, Obama mostró que su palabra en lo que respectaba a sus relaciones con América Latina era de oro. Lo que anunció en la Cumbre, en Trinidad-Tobago, en abril 2009, lo ha venido cumpliendo tanto con respecto a Cuba como a los demás países del hemisferio. Y así lo recordó en la Cumbre de Panamá en abril de 2015. Sin duda, un buen vecino.Olvidamos que su gobierno enterró la Doctrina Monroe en noviembre de 2013. Ello explica la tranquila y significativa presencia de China, Irán, Rusia, en América Latina. Una cifra indicativa: el comercio con China pasó en trece años de 13 billones a 275 billones (2000-2013).

VER COMENTARIOS
Columnistas