Vuelve el tren del Pacífico

Noviembre 17, 2013 - 12:00 a.m. Por: Esteban Piedrahíta

Pasó bastante desapercibida esta semana una de las más trascendentales noticias económicas del año para el Valle del Cauca. Se trata de la adquisición del Ferrocarril del Pacífico por parte del grupo suizo Trafigura.El Ferrocarril del Pacífico, que hoy une (en forma bastante precaria) a nuestra ciudad con el norte del Valle, el eje cafetero y Buenaventura, fue un factor determinante en el despegue de Cali en el siglo XX. Su inauguración en 1915, un año después de la del Canal de Panamá, coincidió con el auge de la producción cafetera en las primeras décadas del siglo pasado y la migración de los cultivos del grano del oriente al occidente del país.Dotada la región de infraestructura moderna, Buenaventura pronto desplazó a Barranquilla como principal puerto de salida del café y Cali se convirtió en el ‘puerto seco’ del que era por lejos el mayor renglón de exportación de Colombia. La conexión férrea con Buenaventura también fue fundamental para que decenas de firmas industriales extranjeras se asentaran en Cali a partir de los años veinte.En los años setenta y ochenta, en manos de Ferrocarriles Nacionales, monopolio estatal ineficiente y burocratizado, el Ferrocarril del Pacífico entró en franca decadencia. Tras la liquidación de aquella empresa y la de su sucesora Ferrovías a fines de los noventa ha habido diversos intentos de recuperar el ferrocarril mediante concesiones privadas. Sin embargo, ninguno de los varios concesionarios que lo han tenido a cargo ha contado con el músculo financiero, experiencia en operaciones férreas y logísticas y visión de largo plazo requeridos para sacar el proyecto adelante.La llegada de Trafigura a través de Impala, su filial de logística y almacenamiento, cambia radicalmente el panorama. Trafigura es un gigante de la comercialización de productos básicos (especialmente minerales) y la empresa 41 del mundo, con ventas anuales superiores a los 120.000 millones de dólares (más de tres veces las de Ecopetrol) y presencia en 56 países. Su capacidad para llevar a cabo proyectos complejos y de largo aguante, entonces, no está en duda.La apuesta de Trafigura en Colombia va bastante más allá del Valle del Cauca. Antes de que el gobierno adjudique las obras de navegabilidad del río Magdalena en febrero de 2014, Trafigura ya inició un proyecto de 800 millones de dólares para el transporte de graneles por esa vía hídrica. Este incluye terminales portuarios en Barrancabermeja y Barranquilla y una flota de 80 tractomulas, 34 barcazas de carga seca, 15 barcazas de carga líquida y 4 remolcadores. Estos equipos ya fueron adquiridos y se espera que la operación arranque el próximo año.En manos de un operador como este, que ya anunció su plan de multiplicar la carga movilizada de 10.000 a 80.000 toneladas por mes de derivados del petróleo, carbón, azúcar, cereales, café y fertilizantes, la resurrección del Ferrocarril del Pacífico se acerca a ser realidad y resulta menos descabellado soñar con la conexión futura por vía férrea con el valle del Magdalena y la gran despensa de hidrocarburos y alimentos que es la Orinoquía.El acceso eficiente por vía férrea no solo consolidará el crecimiento de Buenaventura sino que espantará quimeras como la de Tribugá. En el interior del departamento, la reducción de costos logísticos apuntalará la competitividad, propiciando el crecimiento de las industrias actuales y la llegada de nuevas. Cien años después, geografía e infraestructura vuelven a conspirar en favor de Cali y el Valle.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad