Tres buenas noticias

Julio 13, 2014 - 12:00 a.m. Por: Esteban Piedrahíta

En los últimos días se produjeron tres extraordinarias noticias en el ámbito empresarial que realzan las grandes posibilidades que tiene el Valle para atraer inversión y generar desarrollo y prosperidad en una economía globalmente integrada. Un aspecto significativo es que las buenas nuevas provienen de tres campos distintos de la actividad económica: la industria, los servicios y el petróleo, este último hasta ahora exótico a nuestra región.El primer suceso fue la puesta de la “primera piedra” de la planta de producción de motocicletas de Hero MotoCorp en Villa Rica, Cauca. En momentos en que cunde el fantasma de la “desindustrialización” y la sabiduría convencional dice que invertir en manufactura en Colombia es una quimera, es notable que el mayor fabricante de motos del mundo —con una capacidad de producción de 7 millones de unidades/año (más de 10 veces el mercado colombiano)— decida instalar su primera planta por fuera de la India en nuestro país y apueste US $70 millones a que sí se puede. También es significativo (y diciente de nuestras perspectivas en materia industrial) que escoja el valle del río Cauca por las ventajas geográficas que supone para una empresa que piensa tanto en abastecer el mercado interno como el de exportación. Y, finalmente, es destacable porque es la primera inversión importante en nuestra región de una compañía de la India, que bajo ciertos parámetros de medición es la tercera economía del planeta.El segundo acontecimiento fue la aprobación por la Dian (¡por fin!) de la zona franca de servicios a la uruguaya Zonamérica en un terreno de treinta hectáreas en la vía Cali-Jamundí. Esta empresa, ganadora del premio a la mejor Mejor Zona Franca de América Latina en 2011, opera a las afueras de Montevideo un “campus” de 28 edificios donde se han instalado más de 350 empresas extranjeras de tecnología y servicios que emplean más de 9.500 personas. Zonamérica escogió el sur de Cali para su primera incursión internacional por su calidad de vida, disponibilidad de tierra y ubicación cerca de universidades, colegios, clínicas y otras infraestructuras claves para atraer y retener talento. Con su socio local, el grupo Carvajal, esperan convertirse en el mayor parque de tecnología y servicios de Colombia, haciendo de Cali un polo de exportación de servicios y generando cerca de 17.000 empleos en el largo plazo.Por último, pasó relativamente desapercibida una noticia que puede tener enormes implicaciones para la región en el futuro. Se trata de la compra por parte de TGI (del Grupo Energía de Bogotá) del 7,8% del proyecto Oleoducto al Pacífico (OAP), de US $5.000 millones, que están impulsando Ecopetrol y Enbridge, firma canadiense que opera el más extenso sistema de transporte de petróleo del mundo. El OAP, que aún está en fase de diseño, busca llevar los crudos del llano (y eventualmente de Venezuela) a los gigantescos mercados de Asia-Pacífico a través de Buenaventura. El que un tercero entre con capital importante al proyecto es una señal de las buenas perspectivas del mismo (ISA también ha demostrado interés). Con un oleoducto atravesando el Valle se abren todo tipo de posibilidades económicas para una región que ha estado al margen del auge petrolero del país. Ya no sería descabellado pensar, por ejemplo, en plantas de refinación, petroquímica, plásticos y otros derivados en Buenaventura, Yumbo u otros puntos del departamento.Estas apuestas empresariales son muestras claras del alcance y diversidad de oportunidades que tiene nuestro departamento en la economía global si se permite pensar en grande.

VER COMENTARIOS
Columnistas