El valor de iNNpulsa

Agosto 10, 2014 - 12:00 a.m. Por: Esteban Piedrahíta

Uno de los grandes aciertos del gobierno Santos y del saliente Ministro de Comercio Industria y Turismo, Santiago Rojas en el ámbito económico ha sido la creación en 2012 de iNNpulsa. Ya su nombre indica que no se trata de una entidad pública común y corriente. Pero su carácter innovador y, en mi opinión, casi revolucionario para una institución del Estado, va mucho más allá del nombre. En su posicionamiento, filosofía, propósito y métodos iNNpulsa constituye una apuesta que se podría llamar de “última generación” por el desarrollo empresarial. La misión de iNNpulsa es moderna y concreta: apoyar y promover el “crecimiento empresarial extraordinario”, fomentando la “innovación y el emprendimiento de alto impacto” como palancas que lo habilitan. Este foco nace de la convicción de que el crecimiento de las empresas y la riqueza que generan son indispensables para la prosperidad de la sociedad. Solo con más, mejores y cada día mayores empresas puede Colombia aspirar al nivel de bienestar que todos sus ciudadanos anhelan.La mayor innovación de iNNpulsa es reconocer que la promoción del crecimiento extraordinario y el emprendimiento de alto impacto requiere de una nueva “caja de herramientas”. No se trata ya de que el Estado escoja y subsidie o invierta directamente en sectores que intuye ofrecen gran potencial, sino de identificar, ya no sectores sino empresas (o encadenamientos productivos) de cualquier rubro que estén creciendo de manera acelerada y buscar acompañarlas con instrumentos novedosos y pertinentes.Entre las tareas principales de iNNpulsa, la primera, importantísima y absolutamente ausente de las políticas de fomento tradicionales, es promover un cambio de mentalidad. Solo “interviniendo” la mentalidad de los empresarios a través, por ejemplo, de charlas motivacionales de grandes emprendedores e innovadores internacionales como las del “Héroes Fest” del mes pasado en Medellín, se pueden romper paradigmas mentales y culturales que inhiben el crecimiento extraordinario. Para visibilizar casos de éxito y modelos a seguir, iNNpulsa creó Colombia Inn, el primer portal de noticias de emprendimiento e innovación del país.Otro foco de trabajo de iNNpulsa es corregir fallas de mercado “inyectando recursos donde hacen falta y conectando y activando oferta y demanda”. A diferencia del pasado, donde con frecuencia el estado buscaba suplantar al mercado, iNNpulsa se concibe como parte de un sistema y se apoya en aliados privados y fundacionales para estimular el desarrollo de todo un engranaje que promueva el emprendimiento de alto impacto. Con una inversión de $34.700 millones, ha apalancado otros $26.800 millones de terceros para inversión en capital semilla, la creación de tres fondos privados para inversión en empresas en etapa temprana y la consolidación de una red nacional de ángeles inversionistas.El desarrollo económico es, por definición, un proceso de ensayo y error. El crecimiento se da a través de la búsqueda de lograr hacer más con menos y de las equivocaciones y aprendizajes que ello deja. No obstante, en un Estado tan reglado como el nuestro y en una sociedad con niveles tan bajos de confianza, el margen que tiene un funcionario público para innovar o experimentar es prácticamente nulo. Los logros de iNNpulsa, bajo el hábil liderazgo de la caleña Catalina Ortíz, son muchos, pero el más importante es demostrar que una entidad pública sí se puede asimilar a las organizaciones más exitosas del siglo XXI que aprenden haciendo, son experimentales por naturaleza y se transforman continuamente para atender mejor a sus clientes.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad