Polos de atracción

opinion: Polos de atracción

Las condiciones que busca un empresario extranjero para seleccionar el sitio en...

Polos de atracción

Mayo 12, 2012 - 12:00 a.m. Por: Ernesto De Lima

Las condiciones que busca un empresario extranjero para seleccionar el sitio en dónde ubicar su empresa empiezan por una buena oferta de mano de obra calificada y que ese sitio esté ubicado cerca de sus principales mercados. De no ser así, que al menos esté conectado con estos por medio de excelentes vías de comunicación. Por eso la insistencia con la que dirigentes gremiales y empresariales, entre los cuales me incluyo, hemos venido clamando por la construcción de la doble calzada entre Buga y Buenaventura y el dragado del canal de acceso al puerto para adecuarlo a los requerimientos de los grandes barcos que pasarán por el canal de Panamá, una vez esté ampliado.Pese a la parsimonia con la que se manejaron estos dos temas, finalmente la vía se viene construyendo, aunque no al ritmo deseable. Y felizmente la Sociedad Portuaria de Buenaventura fue encargada de acometer el dragado del canal de acceso, lo cual garantiza que los trabajos se harán con la debida celeridad.Otra de las condiciones que buscan los extranjeros para ubicar sus negocios es la calidad de vida que sus directivos van a encontrar en el sitio seleccionado, lo cual incluye que allí existan excelentes servicios públicos, así como buenos colegios y universidades en donde los hijos de estos funcionarios puedan adelantar sus estudios. También buscan que la ciudad cuente con adecuadas vías urbanas que permitan la movilización expedita de esas personas entre su lugar de residencia y su sitio de trabajo.Esas condiciones existían en Cali en las décadas de los 60 y 70, lo que motivó a los directivos de numerosas multinacionales a ubicar sus empresas en Cali y en algunos municipios vecinos, convirtiendo nuestra región en una de las de mayor crecimiento y prosperidad del país. Infortunadamente los incompetentes y/o corruptos alcaldes y gobernadores que con unas pocas y honrosas excepciones nos ha dejado la elección popular, condujeron la región y la ciudad a la postración en que hoy estamos, lo que llevó a muchas empresas a trasladar sus oficinas principales a Bogotá.Otra de las nefastas consecuencias que ese proceso fue la quiebra de nuestras Empresas Municipales, otrora una de las mejores en Colombia y que hoy se encuentran en vía de recuperación, gracias a la acertada gestión de su actual gerente.Otra grave omisión de nuestros gobernantes fue el no planear la ampliación de la infraestructura vial de la ciudad, para ajustarla al crecimiento de su población, pero sobre todo al inusitado incremento en su parque automotor, lo que ha convertido la movilidad en ciertas zonas de la ciudad en un verdadero karma. Aclarando que no vivo en el sur de Cali, sí debo reiterar que cada vez que voy a ese sector no dejo de preguntarme por qué no se incluyó dentro de las megaobras la construcción de los puentes que permitieran la salida de los numerosos barrios allí localizados, por cierto de diferentes estratos sociales, lo que haría más amable la vida de quienes allí residen.Por eso, ahora que tenemos un gran alcalde, quien se ha rodeado de un competente grupo de colaboradores, no puedo menos que dejar de insistir en la urgente necesidad de construir esos puentes, así sea financiándolos por el sistema de valorización, en la seguridad de que los moradores de esa zona lo pagarían gustosamente, si de esa forma se evitan los grandes trancones que allí se forman a diario.

VER COMENTARIOS
Columnistas