Navidad

Diciembre 10, 2014 - 12:00 a.m. Por: Emilio Sardi

Anticipando la Navidad, este fin de año ha traído varias noticias buenas. A nivel nacional, quizás la más importante ha sido la acelerada devaluación del peso contra el dólar, generada por el reconocimiento de nuestro enorme déficit comercial que se hizo evidente con la caída del precio del petróleo. Esta devaluación le ha devuelto competitividad a nuestro aparato productivo, el cual podrá enfrentar mejor la producción extranjera y, a pesar de nuestra pobre infraestructura y los altísimos precios de la energía en Colombia, volverá a generar el empleo formal que tanto requiere el país.Ya a nivel local, dos instituciones caleñas vuelven a estar entre las 15 mejores en el ranking para 2014 de mejores clínicas y hospitales de América Latina de la revista América Economía. La Fundación Valle del Lili, en el 5º lugar, y el Centro Médico Imbanaco, en el 13º, mantienen a Cali como un centro de referencia en la atención médica de alta calidad. La consolidación de estas instituciones de salud, con sus logros en las terapias más complejas y especializadas, nos demuestra que con apropiada visión y dirección, y con un trabajo constante y en alianza con las entidades de educación e investigación, es posible pensar en grande para el beneficio de los pacientes y del país.También deben destacarse los logros locales en educación superior. De acuerdo con las pruebas SaberPro de 2013, la Icesi fue la única universidad de fuera de Bogotá que quedó entre los primeros cinco lugares del país, siendo superada solamente por Los Andes, la Nacional y El Rosario de Bogotá. La Icesi ocupa uno de los primeros cinco lugares del país en áreas de salud, ciencias sociales, psicología, diseño, contaduría y finanzas, ingeniería, y ciencias naturales y exactas, y es la 6ª en derecho y economía. Y en el escalafón del suroccidente colombiano (Nariño, Cauca, Valle y eje cafetero) la Icesi, la Javeriana de Cali y la del Valle se ubican en la región en el 1º, 3º y 4º puestos, respectivamente. Estos resultados muestran que vale la pena seguir trabajando para que nuestras universidades consoliden posiciones de liderazgo nacional, y brinden la educación de calidad esencial para el desarrollo y la competitividad de la ciudad y del país.Finalmente, hay que resaltar el progreso del Gobierno Municipal en materia de transparencia y cumplimiento de procedimientos de la gestión pública. La Procuraduría General de la Nación evalúa a las entidades territoriales sobre el cumplimiento de normas estratégicas anticorrupción y les establece un índice llamado IGA (Índice de Gobierno Abierto). En 2010-2011, en tiempos de la lamentable administración de Jorge Iván Ospina, Cali tenía un horrible IGA de 53,9 puntos, y ocupaba el lugar 452 entre 1.101 municipios del país. En el más reciente informe, para 2013-2014, Cali aparece con 82,6 puntos, en el puesto 71 entre los 1.101 municipios del país. El avance es indiscutible, sobre todo en los puntajes asignados a la visibilidad de la contratación, los sistemas de gestión administrativa, el control interno, las herramientas de gobierno en línea y rendición de cuentas, entre otros aspectos. Más aún que la recuperación financiera lograda con la cancelación del contrato con Sicali firmado por Apolinar Salcedo y mantenido por Ospina, este resurgir moral debe ser motivo de complacencia de los caleños y objetivo a mantener para los próximos gobiernos.

VER COMENTARIOS
Columnistas