Herencias

Herencias

Abril 18, 2012 - 12:00 a.m. Por: Emilio Sardi

Recientemente, la Alcaldía anunció que tomará medidas para recuperar la cartera morosa del período 1995-2011, repartida en $1,04 billones de predial, $804 mil millones de industria y comercio, y $545 mil millones por mora en valorización. No le será fácil.Para empezar, el Municipio sólo puede iniciar acciones de cobro de los impuestos causados a partir del 2007 y de aquellos en que, en virtud de procedimientos iniciados antes, se haya suspendido la prescripción de la acción, pues de acuerdo con las normas nacionales y municipales, las acciones de cobro prescriben a los 5 años. Lo viejo ya se perdió, por negligencia de quienes han estado a cargo del cobro de los impuestos municipales, y deben determinarse las responsabilidades disciplinarias y fiscales que puedan existir, bien sea en dependencias ineficientes de administraciones pasadas, en la falta de previsión y control en el Concejo, o en la Unión Temporal Sicali, a la que Cali entregó su recaudo tributario. De gran cuidado es que el Municipio debe terminar el ilegal contrato con Sicali, cuya firma ocasionó la destitución del alcalde Salcedo, pero si lo hace sin que la Contraloría haya adelantado los procesos de responsabilidad fiscal correspondientes, corre el riesgo de que posteriormente no le pueda cobrar a esa turbia UT los perjuicios que le han sido causados.Son aún más serios los enredos en el cobro de la valorización generado por las mal llamadas ‘21 megaobras’, como se denominó a ese deshilvanado listado de obras -algunas útiles y otras innecesarias o aún inconvenientes- que no tenían diseños completos ni, mucho menos, presupuestos serios. Para su aprobación y cobro se violaron prácticamente todas las normas, nacionales y municipales, que gobiernan la contratación pública y el cobro por valorización. Por eso, hoy el Municipio enfrenta una situación de gran complejidad legal y financiera.Aunque la contribución se distribuyó y muchos caleños la han pagado total o parcialmente, hace meses venció el plazo de dos años que el Municipio tenía para iniciar las obras a las que quedó obligado y apenas ha contratado el 50 o 60% de ellas. La ley establece que la administración está obligada a iniciar TODAS las obras, so pena de tener que devolver la parte del recaudo correspondiente a lo no iniciado. El problema es obvio: ¿Puede el Municipio iniciar acciones de cobro, si no inició las obras en los dos años que le correspondía y ya nació el derecho del contribuyente de pedir la devolución? El hecho es que la Administración debe actuar con mucho tino pues se requieren medidas urgentes para garantizar la terminación de las obras en ejecución y contratar las no contratadas, sin afectar los flujos ya comprometidos. Y no hay plata.Con la miopía típica de la Cali de hoy, hay quienes opinan que el alcalde Guerrero no se ha movido con suficiente velocidad en sus primeros 100 días. La verdad es que es excelente lo que ha logrado en tan corto tiempo, después de haber recibido las pesadas herencias de los catastróficos gobiernos que lo precedieron.***Ahora que las Farc liberaron a los diez militares que tenían secuestrados en la selva, los colombianos de bien esperamos que sus aliados en el sistema judicial liberen a los cientos de militares que tienen secuestrados en nuestras cárceles, como los generales Arias y Uscátegui, el coronel Plazas, el mayor Ordóñez y los aviadores de Santo Domingo.

VER COMENTARIOS
Columnistas