Mejor para todos y todas

Mejor para todos y todas

Diciembre 15, 2017 - 11:45 p.m. Por: Eduardo José Victoria Ruiz

La decisión de un juez de imponerle al Alcalde de Bogotá la obligación de incluir la expresión ‘y todas’ al lema de su administración distrital, desafía la sensatez, el manejo del idioma y la economía. Se requiere fuerte vocación de autoexcluido para sentir que el eslogan ‘Bogotá: mejor para todos’ no incorpora a las mujeres. No se me pasó por la mente.

Seguramente la tutelante dirá que yo no diferencio por culpa de mi apellido ya que este es bisexual. Lo explico con una anécdota real: cuando fui gerente de Desarrollo Económico y Comercio Exterior del Valle visitaba las embajadas para atraer inversión . Cuando visité al agregado comercial de China, nos presentamos y al escuchar que yo me llamaba Eduardo Victoria dijo: “No puede sel. Vitolia es nombre de mujel”. Le expliqué que era un apellido de mi región y el preguntó: “¿Su esposa puede llamarse Vitolia ? “Si señor”. “Y si ella es hija de un señor Vitolia, selía Vitolia Vitolia de Vitolia?”, le contesté que sonaba raro pero que era viable. El meneó la cabeza y dijo: “ustedes están locos”. Así sucesivamente, mi apellido se ha prestado a confusiones de género que a mí me divierten.

Hace 15 días recibí carta de un gremio nacional por una consultoría que presté y decía: “Doctora Victoria Eduardo” y más adelante “Estimada doña Victoria”. Para la secretaria rola era más fácil que Eduardo fuera un apellido y no Victoria. Temo que como vamos me lo van a cambiar. También que las María José tendrán que llamarse María Josefa y los hombres no podrán bautizarse José Raquel ni Juan María. Los apellidos deberán redefinir el género para evitar que una dama, por ejemplo sea Camacho, pues podría herir su feminidad. Los hombres no podrán ser ‘Flores’ y menos ‘Rosado’ como en la Costa.

No faltará que nos impongan que la lencería femenina concuerde con el género. No podrá decirse ‘el sostén’ sino ‘la sostén’, y con ‘los cucos’... mejor deje así para no confundirnos más. Para que las tutelantes de Bogotá queden felices y no haya muchas letras por cambiar lo mejor es que ‘Bogotá mejor para todos” lo cambien por ‘Bogotá: mujer para todos” ¡y para allá nos vamos!

VER COMENTARIOS
Columnistas