Los lectores y las bodas

Julio 09, 2016 - 12:00 a.m. Por: Eduardo José Victoria Ruiz

Agradezco los comentarios y sugerencias de los lectores sobre el tema de las bodas, algunos de los cuales recojo con gusto:Apareció la wedding planner: El rol de la mamá de la novia, quien se encargaba con amor y paciencia de coordinar con su hija los detalles de la boda, ha sido sustituido por la wedding planner, profesional de exquisito gusto, buena base de datos de proveedores y quien con la chequera de padres y contrayentes hace unas fiestas que los novios ni imaginaban y los invitados menos. Las capitulaciones matrimoniales: Este era uno de los ‘cocos’ de las relaciones de antes. ¿Cómo explicarle al yerno que debe firmar un documento que blinde el patrimonio familiar constituido antes de la boda, sin que se sienta guaquero y deje herida la novia quien también quedará afectada? Este tema que cabe para yernos y nueras, va quedando superado y hoy las capitulaciones se firman con más fluidez y confianza.Nos están reemplazando la torta: Este es uno de los retrocesos más dolorosos para quienes nos enloquecen las tortas mojadas. No todas obviamente. Pues bien, aquella preparada con vino ha sido reemplazada por una mesa de postres diversos. Entre estos el que más detesto es el ‘cupcake’, lo más parecido a los pudines Comapán de hace años, embadurnados hoy por una crema engordadora de brillos y colores ideales para juegos entre payasos. Nada acompaña mejor una champaña que una torta negra de aquellas. Bueno tal vez una bola de helado, pero no estamos en primera comunión.Las fiestas previas: La entrega de regalos se volvió una fiesta adicional, incluso más complicada porque las casas no tienen la infraestructura para atender la cantidad de paracaidistas que llegan. Y si la boda es en Cartagena o San Andrés, peor aún. Serán las murallas, el castillo de San Felipe o el paseo en planchones las sedes de la otra fiesta obligada que se forma a última hora pero que como dice la suegra “Ya untado un dedo, untada la mano. Mal no vamos a quedar con tanta gente que nos está llegando”. Y a girar se dijo.La lista de invitados: Esta se volvió una fuente de conflictos. Como los novios se casan grandecitos, tienen además de la familia e invitados de los padres, lista de colegio, universidad, postgrados en Colombia y el exterior, grupos laborales, así que llegan personajes de las más variadas procedencias a los que hay que atender bien desde que tocan tierra vallecaucana. Y si puede coincidir con Delirio o Ensálsate hay que sumarlo. Digo, sumarlo a las actividades y al pago de atenciones de los contrayentes.Y así nuestros lectores agregaron otras preocupaciones. El uso de los espacios exteriores que obliga a carpas costosas. Los músicos, teniendo nosotros tan buenos, los escogen de fuera lo cual incrementa costos. Con todo esto, entiendo el mensaje de mi amiga Piedad, quien me escribió: “Terminé de leer tu columna y acabo de autorizarle a mi hija que se case al escondido”.

VER COMENTARIOS
Columnistas