Las cartas al piloto

Las cartas
al piloto

Noviembre 03, 2017 - 11:45 p.m. Por: Eduardo José Victoria Ruiz

A continuación, los mensajes pegados con imán, encontrados en la puerta de la nevera del apartamento de uno de los pilotos huelguistas de Avianca, escritos aparentemente por su esposa:

Septiembre 21: “Amor mío: hoy en todos los periódicos hablan de ustedes y de su justa lucha. Estoy orgullosa de ti pues jamás ningún trabajador había pedido tantos beneficios que dignificaran su profesión ni tantas conquistas para su familia. Me fascinó la exigencia de que las esposas y los hijos del piloto viajemos siempre en clase ejecutiva. Tu siempre pensando en nosotros. ¡Que las famosas que salen en las revistas se vayan para gallinero, con los políticos y los viejitos recomendados! Me daba una ira verlas a todas muy orondas tomando mimosa y pistachos mientras leían ‘Vogue’ con gafas de sol. ¡Se acabó! Para eso mi marido va conduciendo su poderosa nave. Te admiro y te adoro”.

Octubre 1: “Mi vida: que coraje el de ustedes. Vi la entrevista a Rincón el presidente de Avianca y me pareció ver ‘La carabina de Ambrosio’. Parece que no vuelvo a volar a Madrid en clase gato. Tengo héroe en la casa. Te quiero”.

Octubre 9: “Gordo: te vi marchando por la Carrera Séptima, y no sé, no me mató verte al lado de los profesores, los jubilados, los cultivadores de cebolla de Boyacá y un grupo de indígenas de la Guajira”.

Octubre 20: “Alfredo. Muy preocupada con la tal ilegalidad de la huelga. ¿Ustedes si se asesoraron bien? Los siento como muy intransigentes. Dizque están entrevistando pilotos y copilotos por montones. A Limbergh, el hijo de la vecina que estaba aspirando, lo llamaron anoche. Cuídate o nos fregamos”.

Noviembre 1: “Dumbo: todo el condominio dice que nos les tiramos la semana de receso. También que por este enredo de Avianca no podrán viajar en Navidad. ¡Yo no sé, pero creo que se les fue la mano! Te he dicho que le sacaste a tu papá esa ambición desmedida. Estoy furiosa, por precipitado nos va a tocar cambiar Cancún por Melgar. ¡Gas!
Aunque sea por una vez, deja de volar, volar y volar y aterriza. Desde ahora te advierto: no cuentes conmigo para ir a comprar ropa en Arturo Calle. Y si eso sucede, guarda uno de los uniformes para el Halloween del 2018”.

VER COMENTARIOS
Columnistas