El soldado y el indígena

El soldado y el indígena

Enero 12, 2018 - 10:40 p.m. Por: Eduardo José Victoria Ruiz

El reciente conflicto entre un pelotón del Ejército y un grupo de indígenas en predios privados del norte del Cauca deja varias reflexiones, algunas de ellas en contravía con muchos de nuestros interlocutores:

a) Es un grave error circunscribir estos episodios al gobernante de turno. Quienes enmarcan este grave hecho a “la debilidad de Santos” olvidan que, por ejemplo, la marcha indígena más grande que ha llegado a Cali fue en el gobierno Uribe. El entonces presidente vino a reunirse con ellos y prácticamente no lo dejaron hablar en el puente del CAM, en medio de la agresividad verbal contra el mandatario. En conclusión, se equivocan quienes circunscriben el manejo del tema indígena al gobernante de turno y no lo proponen como un tema de Estado que requiere, por sus antecedentes, un manejo coherente que incluirá a muchos presidentes.

b) El Ejército ganó este episodio. El arma vencedora no fue el fusil ni el machete, fue el video. Incuestionable herramienta que con audio registra la agresividad exacerbada del indígena. El comportamiento de los soldados muestra la templanza y madurez de nuestro ejército. Si como piden muchos, el soldado hubiera disparado, el indígena agresor sería un héroe para los suyos. Hoy su conducta amerita vergüenza y condena, pues la comunidad internacional no apoyaría comunidades que así procedan.

c) Más que estigmatización hacia los indígenas, se requiere concertación, de tal modo que la lucha no sea por correr la cerca y ampliar sus fronteras, sino diseñar de manera seria y cumplida los mecanismos para optimizar el manejo de las tierras que ya tienen: eficiencia agrícola, cultivos orgánicos, etnoturismo, turismo de aventura, granjas de energía solar; emprendimientos que requerirán el acompañamiento del Estado y del sector privado para lograr mejor calidad de vida en los pueblos indígenas, sin sacrificar su cultura. He compartido con banqueros norteamericanos que acompañan tribus de La Florida; apreciado el desarrollo artesanal en mercados típicos de Guatemala; disfrutado los spa con sabiduría precolombina al lado de volcanes en Ecuador; todos en ambientes pacíficos donde se encontraron fórmulas para vivir mejor y en paz heredable.

VER COMENTARIOS
Columnistas