Para no olvidar

Para no olvidar

Junio 16, 2017 - 11:30 p.m. Por: Editorial .

Así se haya logrado un acuerdo con las Farc, el asesinato de los once diputados del Valle hace diez años no puede caer en el olvido.

Además de un crimen abominable, eso fue una afrenta contra el Valle y la sociedad colombiana, que comenzó el 11 de abril del 2002 cuando ellos y Sigifredo López, el único superviviente, fueron secuestrados en la sede de la Asamblea Departamental.

Desde ese momento se desencadenó uno de los dramas más dolorosos en la historia del país, que incluyó los crímenes de uno de los policías que custodiaba el recinto, de un camarógrafo y un conductor de RCN.

Cinco años después, los once diputados fueron masacrados en forma miserable por sus secuestrados.

Hoy, no se conoce ningún compromiso real de las Farc para resarcir a las víctimas, las familias de quienes fueron sacrificados a manos de esa organización sin justificación alguna.

Pero Colombia también es víctima de esa crueldad y sigue esperando explicaciones sobre las razones que tuvo las Farc para cometer lo que sin duda es un crimen de lesa humanidad y clama por justicia.

Secuestrar a los diputados y luego ejecutarlos con tiros de gracia por la espalda, será el recuerdo que nunca debe olvidarse si se quiere recuperar la paz.

Hoy, todos los autores materiales e intelectuales de ese crimen están libres, y el único condenado a cuarenta años fue liberado gracias a la Justicia Especial de Paz.

VER COMENTARIOS
Columnistas