Uribe no es Santos, ala

opinion: Uribe no es Santos, ala

El flemático periodismo bogotano es el gran responsable de que Álvaro Uribe...

Uribe no es Santos, ala

Marzo 09, 2012 - 12:00 a.m. Por: Diego Martínez Lloreda

El flemático periodismo bogotano es el gran responsable de que Álvaro Uribe mantenga su vigencia política.A pesar de que Uribe dejó el poder hace casi dos años, no pasa un mes sin que alguno de esos heliotropos se vaya lanza en ristre contra él. Con lo cual lo mantienen vivo. La mejor forma de que Uribe pase a segundo plano es no volver a mencionarlo. Pero el fastidio que le profesan impide que lo dejen quieto. La verdad es que Uribe nunca cayó bien en la capital. Como le ocurrió a Rafael Núñez, no le perdonaron que fuera un presidente ‘tierra caliente’. Ni que le gustaran los caballos. Y sobre todo, que no invitara a la elite rola a tomar el té en el Palacio de Nariño. También les desagradaba que Uribe pasara buena parte de su tiempo recorriendo la profunda provincia colombiana. Por supuesto, esos seudo-intelectuales bogotanos se sienten mucho más cómodos con Juan Manuel. Este sí tiene el ‘empaque’ presidencial que a ellos les gusta. Es bogotano, del San Carlos y del Country. Y además estudió en Londres. Lo cual les encanta a los bogotanos que, aunque no lo digan en voz alta, están convencidos de que su ciudad es la Londres suramericana. Por ello, miden con un rasero muy diferente a Santos y a Uribe. Y ‘pecadillos’ que al segundo no le pasarían, al actual presidente se los perdonan con la mayor magnanimidad.Me remito a los hechos. Qué tal, por ejemplo, que Uribe hubiera tenido a un hermano de Lina Moreno, su esposa, de embajador. ¡Qué no le hubieran dicho! mínimo de nepotismo lo hubieran sindicado. Y no pasaría un día sin que se burlaran de los errores de protocolo de ese ‘montañero’. Pero ocurre que el hermano de ‘Tutina’ Rodríguez, cónyuge del actual mandatario, es nuestro representante en Londres hace rato. Es cierto que lo nombró Uribe, pero don Mauricio, que así se llama, ha permanecido en el cargo imperturbable. De seguro ello no tiene nada ilegal, pero ¿estará bien que el cuñado de Santos sea un alto funcionario del gobierno que él preside? No me cabe duda de que a Uribe no le hubieran pasado esa ‘afrenta’.Curioso que Julito, tan acucioso que es, cuestione a la Embajadora en Canadá porque su marido está vinculado a una empresa minera con intereses en el país y no diga nada de que el cuñado del Presidente esté al frente de nuestra delegación en Inglaterra.Otro ejemplo de la indulgencia con la que la prensa bogotana trata al actual Jefe de Estado es la actitud que ha mantenido frente a las marchas de restitución de tierra que ha encabezado Santos. No he escuchado ni leído la menor crítica frente a esas movilizaciones que tienen un claro trasfondo político. Pero si fuera Uribe el que se pusiera al frente de tales marchas y pronunciara los veintijulieros discursos que Santos ha despachado en ellas, lo hubieran sindicado de populista y por lo menos lo hubieran acusado de estar ambientando su reelección.Hay muchos ejemplos del desbalance con el que son tratados Uribe y Santos en las esferas bogotanas, que me guardo por falta de espacio. Pero la impresión final que a uno le queda al observar esa inequidad es que ni el gobierno de Uribe fue tan malo como aseguran en Bogotá, ni el de Santos es tan bueno como quieren hacernos creer los londinenses paramunos.

VER COMENTARIOS
Columnistas