Sin margen de error

Sin margen de error

Mayo 11, 2012 - 12:00 a.m. Por: Diego Martínez Lloreda

“Se busca gerente para empresa quebrada, con un enorme déficit fiscal, dramática reducción en los ingresos, a punto de bajar de categoría, politizada y burocratizada y que ha tenido siete gerentes en los últimos tres años”.Si la persona encargada de manejar esa compleja ‘empresa’ que es el Valle del Cauca se buscara a través de un proceso de selección de personal, el clasificado para convocar a los aspirantes diría más o menos eso. Con lo cual, no deberían ser muchos los interesados en medirse a ese chicharrón. Por ello sorprende la cantidad de gente que pretende presentarse a las elecciones atípicas para elegir al nuevo Gobernador del Valle. En esa baraja hay de todo: ex alcaldes, políticos en uso de buen retiro y otros ‘quemados’ en varias elecciones; periodistas, administradores, ex candidatos a todo y hasta ex secuestrados. ¿Será que esos personajes no leyeron las declaraciones de Aurelio Iragorri sobre la gravedad de la situación del Departamento? ¿Qué interés tendrán en un cargo tan complicado? Las respuestas a ese interrogante no son muchas. De labios para afuera todos juran que buscan “prestarle un servicio al Valle”, pero en la inmensa mayoría de los casos sus motivaciones son muy diferentes. Unos buscan reencaucharse políticamente, otros están pensando en las regalías que le van a llegar al Departamento, otros simplemente desean satisfacer su ego. Y, como no, habrá uno que otro que quiere efectivamente, servirle a su terruño.Pero más allá de las motivaciones que tengan los aspirantes, lo importante es que los vallecaucanos no nos volvamos a equivocar en esa escogencia. Ello, en buena medida, dependerá de lo que se decida hoy en el encuentro en el que la Unidad Nacional seleccionará su candidato. Quien sea ungido hoy en ese conciábulo político tiene altas posibilidades de ser elegido en julio próximo. Por la sencilla razón de que en estos comicios las maquinarias políticas van a ser las grandes electoras, ya que no hay tiempo de que el electorado, de por sí indiferente, conozca a los candidatos. Debido a ello, el voto de opinión va a pesar muy poco.Aunque suene a chiste, lo primero que deben tener en cuenta los jerarcas regionales de la UN para escoger a su candidato, es que tenga buenas posibilidades de terminar el período. El Valle no aguanta otro Gobernador por tres meses. Por tanto, deben cerciorarse de que el escogido no tenga investigación pendiente de ningún tipo.En segundo lugar, el seleccionado debe ser un buen administrador, capaz de enfrentar los graves problemas financieros que padece la región. Además, debe ser una persona de carácter, porque como su candidatura va a tener muchos dueños, una vez sea elegido, debe poseer la templanza para ponerlos a raya y enseñarles quién manda.También debe tener tacto político, para ser autónomo sin chocar de frente con las fuerzas políticas que lo eligieron, lo que restaría gobernabilidad. Y, cómo no, debe ser honesto y no poseer jefes en la sombra que quieran manejarlo cuando sea elegido.En fin, la decisión que tome hoy la Unidad Nacional es trascendental para el futuro del Valle. Dados los recientes antecedentes que tiene el departamento, lo único que queda desearles es que se equivoquen lo menos posible.

VER COMENTARIOS
Columnistas