Secretario en contravía

Secretario en contravía

Octubre 29, 2010 - 12:00 a.m. Por: Diego Martínez Lloreda

“Esta sociedad tiende a cortar las alas sin dejar volar a la gente que tiene el talento”. Con esa insólita frase, el Alcalde de Cali respondió, a través de Twitter, a los cuestionamientos que le llovieron por su desconcertante decisión de nombrar Secretario de Tránsito a uno de los transportadores más sancionados de la ciudad. Lo primero que olvidó el Mandatario local es que no todo lo que vuela son ángeles y que los vampiros también tienen alas. Y, en ocasiones, es mejor cortárselas antes de que nos chupen la sangre. Ignoro si el señor Harvey Hurtado, el transportador a quien pretenden ungir como Secretario de Tránsito, tendrá mucho talento, como dice el Alcalde. Lo que sí tiene son cuatro sanciones impuestas en los últimos meses y 14 investigaciones en curso que lo inhabilitan política, ética -y no sé si jurídicamente- para ejercer ese cargo. El hecho de llevar un transportador a manejar la dependencia que debe controlar a ese complicado gremio es de por sí cuestionable. A los únicos que les conviene esa designación es a los empresarios del sector que quedan dichosos, pues qué mejor que un ‘mompa’ suyo esté al frente de la Secretaría de Tránsito. Pero lo que sí no tiene explicación, y genera muchas dudas sobre el concepto que de la ética tiene el Alcalde, es llevar a ese cargo a una persona con semejante prontuario. Porque las acusaciones que hay contra él y las sanciones que le han impuesto no son de poca monta. Este señor se ha venido desempeñando como gerente de Transportes Recreativos, empresa que según el Secretario de Tránsito saliente, es una de las que más le ha hecho ‘conejo’ al sistema de transporte masivo de Cali. Precisamente, una de las sanciones que recientemente le impusieron a esa empresa se debió a que seguía cubriendo rutas que fueron reestructuradas, lo que implica una competencia desleal al MÍO. Y el Alcalde de Cali resuelve premiar al autor de esa zancadilla al Sistema de Transporte, nombrándolo Secretario de Tránsito. Lo que equivaldría a que el presidente Santos le ofreciera la Dian a un consumado evasor de impuestos. Como si eso fuera poco, las circunstancias que rodearon este nombramiento son, por decir lo menos, curiosas. Resulta que todo el mundo daba por nombrado en ese cargo a Javier Arias, un funcionario que lleva 17 años en la Secretaría. Incluso, en el boletín que emite la Alcaldía se anunció ese nombramiento en la tarde del lunes. Pero pocas horas después el Alcalde salió con la noticia de la designación de Hurtado. Lo que uno se pregunta es qué circunstancia tan poderosa habrá llevado a Ospina a dar ese giro de 180 grados en tan poco tiempo.De lo que no queda duda es que este nombramiento es una de las mayores metidas de pata cometidas por el Alcalde en sus casi tres años de gobierno. Sólo comparable con el costosísimo embeleco de los guardas cívicos. Ojalá Ospina no se ranche, como lo ha hecho en otras ocasiones, y reconsidere su decisión de hacer un nombramiento tan nconveniente. Esa, al contrario de lo que podría pensarse, no sería una muestra de debilidad, sino de sensatez. Cualquiera puede equivocarse, pero sólo los tontos no rectifican a tiempo, cuando se dan cuenta de que metieron las patas.

VER COMENTARIOS
Columnistas