¿Por qué la Ley Seca?

¿Por qué la Ley Seca?

Junio 27, 2014 - 12:00 a.m. Por: Diego Martínez Lloreda

Las autoridades caleñas dieron un parte de victoria porque en la celebración del triunfo de la Selección Colombia sobre su similar de Japón ‘sólo’ se produjeron 230 riñas en la ciudad.Y aunque es un exabrupto que se vayan a las manos más de un centenar de seguidores del mismo equipo, porque no creo que haya habido una sola pelea entre un colombiano y un nipón, las autoridades tienen motivos para celebrar, porque en el festejo del partido anterior se presentaron 947 incidentes.Resulta muy difícil de entender que en momentos en que todo debería ser celebración y de alegría, los seguidores de la Selección se agarren a puños, e incluso a puñal. Es hasta cierto punto entendible, aunque no justificable, que los miembros de las barras bravas del Cali y del América se enfrenten cuando se juega un clásico, dada la rivalidad histórica que existe entre ambos equipos. Lo que sí es inconcebible es que dos colombianos se agarren a puños luego de una victoria del combinado patrio. Eso es tan difícil de entender como que en Cali el día mas violento del año sea el Día de la Madre. Se podrían llenar libros de sicología para explicar esos estallidos de violencia de los caleños, y de buena parte de los colombianos, en circunstancias que invitan a todo lo contrario. Sin pretender ser ni sicólogo ni sociólogo se me ocurre una explicación. Mucha gente en la ciudad, por miles de factores como el estrés laboral, las dificultades económicas, los conflictos familiares, acumula una agresividad que estalla con el consumo desbordado de licor. El alcohol funciona como una suerte de catalizador que hace que esa agresividad reprimida florezca y ante cualquier provocación, surgen las peleas.¿Por qué en las ciudades de la Costa Atlántica no se presentan este tipo de desmanes cuando juega la Selección? simplemente porque allá la gente es mucho más extrovertida y no se guarda nada. Por lo tanto, cuando consume alcohol no tienen nada reprimido que aflore. Y se dedica a festejar.Se requerirá un gran trabajo de cultura ciudadana, a lo largo de varias generaciones, para lograr que los caleños aprendan a manejar sus sentimientos y a controlar el consumo de alcohol.Pero no podemos sentarnos a esperar que ese cambio tan profundo en el comportamiento colectivo se dé. Mientras tanto, los gobernantes tienen que tomar medidas, por extremas que parezcan, para evitar que la celebración se convierta en una tragedia.Entiendo la preocupación de los dueños de los bares, estancos y restaurantes por las pérdidas económicas que les genera medidas como la ley seca. Pero por encima de todo está la seguridad y el derecho a la vida de los caleños. Por ello, respaldo la decisión de la Alcaldía de implantar la ley seca en la ciudad. El riesgo de que los ánimos se desborden ese día es evidente: Colombia puede lograr la mayor hazaña futbolística de su historia, al clasificar a cuartos de final de un Mundial. Pero a ese hecho meramente deportivo se suman varios factores de riesgo: es sábado, y de puente y además mucha gente va a tener plata en el bolsillo porque algunas empresas pagan la quincena hoy.La realidad es que hay altas posibilidades de que mañana se produzcan desmanes. Por lo cual, insisto, la Alcaldía tiene razones suficientes al implantar la ley seca en toda la ciudad. ¿Será suficiente hasta las 9: 00 p.m.?

VER COMENTARIOS
Columnistas