Los ‘ángeles’ de Emcali

Los ‘ángeles’ de Emcali

Febrero 03, 2012 - 12:00 a.m. Por: Diego Martínez Lloreda

Como unos angelitos expulsados injustamente del cielo. Así deben ver a los ex empleados de Emcali despedidos en el 2004, muchos de quienes pasan por la Plaza de Caycedo y observan la carpa que ha montado Sintraemcali, para protestar por la renuencia de la empresa para reengancharlos. Lo primero que hay que decir es que esos ‘angelitos’ fueron despedidos de Emcali, con justa causa, luego de que se tomaran a las malas las instalaciones de la empresa en el 2004. No fue la primera toma de la torre de Emcali que promovió el sindicato, pero sí resultó ser la última. Y es que el gobierno del presidente Uribe no permitió la alcahuetería, que se registró en las tomas anteriores en las que invocando los manoseados “derechos humanos”, a los asaltantes les daban todas las facilidades para que mantuvieran su toma el tiempo que les diera la gana.La primera toma ocurrió en 1998 y en ‘premio’ a ese acto vandálico que se prolongó por meses, la Administración accedió a echar para atrás el proyecto que planteaba la escisión del negocio de Telecomunicaciones de Emcali. Gracias a la agresión de Sintraemcali, que siempre ha actuado en defensa de los espléndidos privilegios de los que gozan sus integrantes, y a la respuesta débil de las autoridades se postergó 15 años lo que tiene que hacer el actual Gobierno local: separar las comunicaciones de Emcali, para conseguir un socio estratégico que evite que esa área estratégica siga marchitándose y que la competencia se quede con el mercado. El problema es que las realidades tecnológicas y de mercado hoy son muy diferentes y Telecali ha perdido un enorme valor. Mejor dicho, por preservar los privilegios a un puñado de trabajadores, se afectó gravemente el patrimonio de la ciudad. Perjuicio similar se le causaría al patrimonio caleño si el gerente de Emcali, Ramiro Tafur, acata la tutela que ordena reintegrar a los 51 ‘angelitos’ despedidos. Así lo advierte la Procuraduría, en la comunicación que le envió a la Corte Constitucional pidiéndole que suspenda los efectos de la tutela que ordenó tal reintegro, hasta tanto ese tribunal resuelva el recurso que presentó la empresa contra ese fallo. “La suspensión provisional de las órdenes impartidas en dicha tutela debe dictarse con el propósito de evitar que los peticionarios exijan por parte de Emcali su reintegro y unas acreencias laborales que carecen de fundamento legal, y con ello, evitar un posible perjuicio al interés y al patrimonio público”, dice la Procuraduría. Lo que debe quedar claro en este episodio es que lo insólito no es, como han pretendido hacerlo ver el sindicato, que la Gerencia de Emcali se resista a reintegrar a los ‘angelitos’ sino que un juez de Cali ordene tal reintegro cuando, según la misma Procuraduría, “existen 33 fallos proferidos por la jurisdicción ordinaria laboral, que no reconocen el reintegro solicitado, por lo que en sentido estricto se estaría hablando de cosa juzgada”.Ramiro Tafur, quien anoche se entregó a la Fiscalía para pagar la sanción por desacato que se le impuso, terminará purgando cinco días de cárcel por obrar como pide la Procuraduría y defender el patrimonio público. Si quienes manejaban Emcali en 1998 hubieran actuado con esa firmeza, de pronto la empresa no hubiera padecido la crisis que vivió en los últimos años.

VER COMENTARIOS
Columnistas