La joda de los ‘moteros’

La joda de los ‘moteros’

Febrero 22, 2018 - 11:55 p.m. Por: Diego Martínez Lloreda

“No al Pico y Placa, No al Soat, No a la técnico-mecánica, no a los retenes, sí al parrillero hombre, no a las fotomultas”.

Esas exigencias estaban plasmadas en un cartel que portaba uno de los motociclistas que participó en el despelote que ese gremio armó el pasado martes, para denunciar la supuesta persecución de la que es víctima.

¿Cuál persecución?, al contrario. Este tipo de vehículos goza de algunos privilegios que los otros no poseen. Como no estar sujetos al pico y placa y no pagar los impuestos de rodamiento (en el caso de las motos pequeñas).

Pero volviendo a la protesta de los motociclistas, el susodicho cartel refleja muy bien las motivaciones que tuvieron quienes la organizaron: en lugar de procurar que los ‘moteros’ se comporten bien en las vías, lo que sus líderes pretenden es que las autoridades los dejen de joder.

Pero si las autoridades se meten con ellos no es porque les tengan piedra. Simplemente las cifras reflejan que de todos los actores viales ellos son los más indisciplinados y anárquicos.

En primer lugar, la moto es la protagonista del 88 % de los accidentes que se producen en Cali. Ello significa que por cada diez siniestros, en 9 tiene que ver una moto. De hecho, esos aparatos causan el 81 % de los casos de morbilidad (secuelas o discapacidad).

Además, en los primeros 11 meses del 2017 ocurrieron en las calles de Cali unos 5300 siniestros que involucraban motos. Mejor dicho, cada día en Cali los motociclistas causan 16 accidentes.

Para ser justos, no todos los choques son culpa de las motos. En las vías de Cali impera la ley del más fuerte; el del bus pasa por encima del de la buseta; el de la buseta por encima del de la camioneta; el de la camioneta atropella al del carro. Y todos los anteriores pasan por encima de las motos, que son los actores más vulnerables de las vías.

Pero también es cierto que la mayoría de motociclistas se porta como si su vehículo, por ser más pequeño, no estuviese obligado a respetar las normas de tránsito: no atienden la luz roja del semáforo, giran por cruces prohibidos, transitan por los andenes, se meten en contravía, andan en zig zag...

Esa indisciplina es la causante de la gran mayoría de accidentes de motocicletas. Y esa altísima siniestralidad ocasiona que el seguro obligatorio para esos aparatos sea más caro que el de los carros. Que fue otra de las razones de la protesta del martes.

Con lo cual, si los motociclistas quieren que el Soat les salga más barato, deben comenzar por comportarse mejor en las vías para que se accidenten menos. Así les bajará la prima. Y en lugar de pedir que acaben ese seguro deberían ser sus mayores defensores porque de cada 10 personas que se benefician de él, 8 son motociclistas.

Algo similar ocurre con las demás peticiones que plantearon los motociclistas. El día que entiendan que tienen las mismas obligaciones de los demás conductores y se comporten de una forma civilizada, de seguro las autoridades disminuirán los controles.

Pero mientras persistan en pasar por encima de la ley, la Policía y los guardas de tránsito deben no solo mantener esos controles sino incrementarlos.

Y en esa curiosa mesa de concertación que aceptó montarles el Secretario de Movilidad, los líderes de los moteros, en vez de exigir que no los jodan más, lo que tienen es que anunciar qué medidas tomarán para que sus agremiados no sigan jodiendo la movilidad de Cali.

Sigue en Twitter @dimartillo

VER COMENTARIOS
Columnistas