Emcali debe interesarnos

Octubre 22, 2010 - 12:00 a.m. Por: Diego Martínez Lloreda

Al 99% de los caleños le importa un pito Emcali. Lo que le interesa a esa inmensa mayoría es que le suministren unos buenos servicios públicos, a un precio justo. Esa despreocupación ciudadana por Emcali es muy inconveniente. Porque una empresa de ese tipo no sólo es importante por los servicios que presta sino por los recursos que le puede transferir al Municipio, que es su propietario. ¡Y el Municipio somos todos!A quienes no se explican por qué Medellín ha logrado un desarrollo admirable, mientras Cali parece haberse estancado, hay que decirles que, en buena medida, esa situación obedece a que EPM, la empresa de servicios paisa, le ha transferido en los últimos diez años al municipio unos 5 billones de pesos. En cambio, en ese mismo lapso Emcali no le ha pasado un solo peso a la municipalidad caleña. Los que sí viven interesados en Emcali son los políticos. Que ahora andan tranzados en una feroz disputa por la gerencia de la entidad, que podría quedar vacante en los próximos días, si Susana Correa renuncia para lanzarse a la Alcaldía de Cali. Y no es de extrañar esa puja, pues por el presupuesto que maneja y por su frondosa burocracia, Emcali es un plato suculento para cualquier organización política.Por eso, los más importantes grupos políticos de la ciudad se han acercado, de una u otra manera al presidente Santos, que es el que tiene la sartén por el mango porque la empresa está intervenida por la Nación, para proponer sus candidatos.Me cuentan que el candidato del eje Dilian-Martínez y otros es Javier Jaramillo, el empresario de transporte, que fue uno de los escuderos del ex gobernador Juan Carlos Abadía. Al parecer la propia senadora le propuso ese nombre a Santos. El Alcalde, en su condición de cabeza del Municipio dueño de la empresa, también aspira a que el Gobierno Nacional ponga en ese puesto a alguien de su confianza. Y dicen que su candidato es Juan Carlos Botero.Parece que Angelino Garzón, quien desde la Vicepresidencia se ha propuesto recuperar la influencia que tenía en el Valle, también tiene no una, sino dos fichas para Emcali: Orlando Riascos y Javier Parga.Pero me ha llegado la versión de que Susana Correa no quiere dejar el cargo hasta tanto se defina el futuro del componente de Telecomunicaciones. Lo que, en mi sentir, es lo más recomendable. Por Emcali y por Susana. Por Emcali, porque sería funesto un cambio de administración en este momento en el que la empresa se encuentra en la búsqueda de un socio estratégico, que le garantice la supervivencia a su negocio más rentable, las Telecomunicaciones. Y para Susana, porque a ella la llevaron a Emcali, entre otras cosas, para que resolviera ese tema y para su futura carrera política no sería un buen récord que deje esa tarea inconclusa. Ella tiene todo el derecho a aspirar a la Alcaldía, pero no creo que este sea el momento más indicado. Lo sensato sería que aplace sus aspiraciones y concluya la misión para la cual la llevaron a ese cargo. Pero lo más importante es que los caleños nos interesemos por la suerte de Emcali. Y no permitamos que los políticos terminen feriándose algo que nos pertenece a todos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad