El ‘reality’ del Fiscal

El ‘reality’ del Fiscal

Abril 22, 2016 - 12:00 a.m. Por: Diego Martínez Lloreda

Dos perdedores y tres ganadores dejó el reality que el presidente Santos montó para integrar la terna de la cual saldrá el Fiscal General de la Nación.El primer perdedor fue, precisamente, el organizador del reality, que a la postre resultó ser otro falso positivo. Y es que a la larga lista de colombianos que no lo quieren, el Presidente debe ahora agregar los 152 abogados que inscribieron su nombre para el concurso de méritos del cual supuestamente iba a salir esa terna.Qué irrespeto el de Santos con esa gente, a la que puso a botar corriente y a enviar su hoja de vida, para terminar eligiendo tres personas de su entraña. Aunque sea por respeto, debieron incluir en la terna a alguien que no fuera tan cercano al gobierno. Pero pudieron más las ganas del Presidente de poner a alguien de su resorte en ese cargo clave, que el decoro que debía guardar con los que se inscribieron al concurso. Mejor dicho, todo esto terminó en una nueva salida en falso del Presidente, de esas mismas que lo tienen con la popularidad por el suelo.El segundo perdedor de este reality fue Jorge Perdomo, quien fungió como vicefiscal de Eduardo Montealegre y aspiraba a sucederlo. De nada valieron las presiones que el expresidente César Gaviria y Horacio Serpa ejercieron para que Santos incluyera a Perdomo en la terna, con el argumento de que la Fiscalía debía ser para un liberal porque la Defensoría del Pueblo y la Procuraduría las manejan conservadores.En este caso Santos acertó al negarse a permitir que el nefasto estilo que Montealegre impuso en la Fiscalía, y en el cual primaba una justicia selectiva y despótica, se prolongara a través de interpuesta persona. Que la tenebrosa época de Montealegre debe quedar definitivamente atrás lo entendió hasta Santos, que llegó a ser muy cercano a ese siniestro personaje.En cuanto a los ganadores del reality, los integrantes de la terna Yesid Reyes, Mónica Cifuentes y Néstor Humberto Martínez, todos parecen poseer las credenciales jurídicas para ejercer el cargo. Pero tienen sus debilidades.Reyes ha sido buen abogado y tiene el valor simbólico de ser hijo del inmolado presidente de la Corte Suprema de Justicia Alfonso Reyes Echandía. Su gran ‘pero’ es ser el actual Ministro de Justicia lo que implicaría que si es elegido Fiscal le tocaría dar el salto del gobierno a ese ente. Con lo cual la independencia que debe tener la Fiscalía quedaría muy en entredicho.Lo propio le ocurre a Mónica Cifuentes, a quien no conozco a fondo, pero sé que lleva años trabajando al lado del despacho presidencial. Su elección dejaría la sensación de que sería una fiscal de bolsillo de Santos.Y Néstor Humberto Martínez, que es el único militante del samper-pastranismo-uribismo-santismo, porque ha estado vinculado a todos esos gobiernos, además de ser amigo del Presidente, tiene el gran inconveniente de ser el abogado de varios de los grandes conglomerados económicos del país.Y aunque Néstor Humberto está lejos de ser Montealegre, si lo eligen Fiscal de pronto se deja llevar por la tentación de meter en la nevera alguna investigación que surja en contra de uno de sus antiguos clientes, tal como hizo Montealegre con Saludcoop. Sería deseable tener un fiscal más independiente del gobierno y de su bufete. Como afirma la prensa bogotana, los tres son pesos pesados, pero también es cierto que pesa mucho en su contra su cercanía con el Gobierno. La cual para el equilibrio de poderes es un lastre.

VER COMENTARIOS
Columnistas