El golpe de Vargas Ll.

El golpe de Vargas Ll.

Octubre 16, 2015 - 12:00 a.m. Por: Diego Martínez Lloreda

Pues claro que el vicepresidente Vargas Lleras está haciendo política. No ha hecho otra cosa desde el día en que se posesionó como Vicepresidente y en el que comenzó a construir la única obra que de verdad le interesa: la candidatura presidencial del 2018.En cobro por el apoyo que le dio en las pasadas presidenciales a Juan Manuel Santos, Vargas pidió los ministerios de Transporte y Vivienda, ideales para hacer política porque manejan, además de generosos presupuestos, dos temas muy sensibles para la gente: infraestructura y construcción. Como las elecciones regionales son una especie de primarias de las presidenciales del 2018, el ‘Vice’ aceleró la marcha de las obras que tiene a su cargo, para garantizar un triunfo que lo deje en la mejor posición para suceder a Juan Manuel Santos. Pero no solo hizo eso. Se dio a la tarea de escoger buenos candidatos para las principales ciudades y hoy, a diez días de los comicios, está a punto de hacer moñona en las alcaldías de tres de las cuatro principales capitales del país: Bogotá, Cali y Barranquilla.En Bogotá se jugó una carta riesgosa, la de Enrique Peñalosa, el mejor alcalde de la capital en los últimos años, pero que como candidato es más bien flojo. Pero Vargas, o Cambio Radical que es lo mismo, se percató del hastío de los bogotanos con esa izquierda que los ha gobernado con las patas en los últimos 12 años y entendió que los rolos no quieren más ensayos sino elegir a la persona más capacitada para manejar su ciudad. Y ese es Peñalosa.La opción que se jugó en Cali también fue arriesgada. CR fue el primer partido en apoyar a un solemne desconocido como Maurice Armitage, quien, al margen de lo que ocurra el 25 de octubre, es la gran sorpresa de la contienda electoral, porque en 10 meses pasó de ser conocido por el 2% de los caleños a poner contra las cuerdas a un personaje que ha sido Vicepresidente, ministro, gobernador, embajador y muchos cargos más. Ese solo hecho, que ya es un triunfo para Armitage y para CR, es milagroso pero no fortuito. El empresario resultó un magnífico candidato que, con su estilo descomplicado supo conectar con el caleño de a pie, mientras que Angelino Garzón, quien en el papel es su principal rival, se ve cansado y confundido y cada vez que abre la boca en lugar de sumar, resta. Y en Barranquilla, el partido de Vargas tiene el triunfo garantizado con Alex Char. Mejor dicho, Vargas Lleras se apresta a dar el gran golpe en los comicios. Y eso es lo que tiene paniqueados a Roy y a Serpa que están viendo cómo un personaje que no quieren ni los quiere, se apalanca a la Presidencia, mientras ellos quedan tendidos en el ring, porque sus candidatos no han pegado.En Bogotá le apostaron a Rafael Pardo, un político respetable pero que no conoce a Bogotá como Peñalosa. En Cali, se la jugaron por Angelino que al principio parecía seguro ganador pero terminó desinflándose (mejor lo hicieron los liberales escogiendo al Chontico que, para mí, es la mayor amenaza para el triunfo de Armitage). Y en Medellín, la única de las grandes capitales donde CR no tiene carta ganadora, el favorito es el candidato del Centro Democrático.Mejor dicho, Roy y Serpa están llevando a sus respectivos partidos a una estruendosa derrota. Con lo cual, de seguro pronto veremos al senador vallecaucano convirtiéndose en el vargasllerista número uno. Porque de Cambios Radicales él sí sabe.

VER COMENTARIOS
Columnistas