El adiós de Ubeimar

Noviembre 20, 2015 - 12:00 a.m. Por: Diego Martínez Lloreda

Decía mi flemática abuela, bugueña para más señas, que los caballeros se conocen al final de las fiestas. Que los que en verdad lo son se despiden de la anfitriona y dan las gracias por las atenciones recibidas. Y en cambio, los zafios se vomitan en el tapete y, si pueden, se llevan los ceniceros en los bolsillos. Pues me temo que el gobernador Ubeimar Delgado, en el ocaso de su mandato, se está comportando más como los segundos que como los primeros. Sé que el fuerte de Ubeimar no es propiamente la elegancia ni la caballerosidad. Pero lo que está haciendo para prolongar su poder más allá del 31 de diciembre, cuando entrega el cargo, es mucho más que vulgar.Lo primero que hizo fue sugerirle a su sucesora que mantuviera como gerente de la Industria de Licores del Valle a Luis Fernando Martínez. Y como Dilian Francisca se negó a hacerlo, decidió modificar los estatutos de la Empresa Regional de Telecomunicaciones, ERT, para que el gerente de esa empresa tenga un período fijo de cuatro años, que arrancaría a finales de este mes. Mejor dicho, a Dilian le tocará aguantarse durante todo su mandato como gerente de la ERT a alguien que fue designado por su antecesor.No se entiende cuál es el afán de Ubeimar de dejar amarrado a ese cargo al incompetente exgerente de la Licorera. Francamente no creo que sea para garantizar el futuro de la ERT, porque si Martínez la maneja como condujo la Licorera, el futuro de la empresa de comunicaciones es, por decir lo menos, gris. Martínez dejó a la Licorera postrada, con una cifras de ventas ridículas (a septiembre se habían vendido 300.000 botellas de aguardiente, frente a una meta de 12 millones de botellas. Es decir que su cumplimiento en la misión más importante de cualquier compañía, que es vender, no llegaba al 5%). Entonces, resulta extraño el empeño de Ubeimar por dejar ubicado a un personaje que tan precarios resultados arrojó en su gestión anterior. ¿Y por qué el interés en la ERT que es casi una microempresa, que apenas tiene 12.000 líneas telefónicas en todo el Valle? El único activo interesante que posee esa empresa es un paquete de acciones de Comcel, que vale una millonada. Y afirman las malas lenguas que la misión que le han fijado a Martínez es vender esas acciones.Ignoro si la cosa tendrá esos alcances. Lo que sí tengo claro es que es impresentable que Ubeimar ande maniobrando para perpetuarse en el poder a través de terceras personas. Se rumora, incluso, que allegados al Gobernador están promoviendo que funcionarios de libre nombramiento y remoción se sindicalicen para que la nueva gobernadora no pueda despedirlos. O sea que están muy despistados los que creen que Ubeimar Delgado va a poner punto final a su carrera política el 1 de enero del 2016, cuando deje la Gobernación. Parece que su apetito de poder aún no está colmado y que tiene la intención de seguir siendo el mandamás de la política regional durante mucho tiempo.Está por verse si Dilian lo deja. Lo cierto es que todo indica que en estos 40 días que le restan para salir de la Gobernación, Ubeimar intentará dejar amarrado todo el poder que pueda. Triste cierre para una lánguida administración que aparte del saneamiento de las finanzas departamentales, tiene muy poco para mostrar. Más allá, claro, de la consolidación del poder del ‘Jefe’ Ubeimar.

VER COMENTARIOS
Columnistas