Danza de la discordia

Septiembre 20, 2013 - 12:00 a.m. Por: Diego Martínez Lloreda

¿Cómo así que en noviembre hay una bienal de danza? ¿Eso no se realizó ya a medio año?Está pregunta me la formuló un ocasional contertulio, en un evento social al que asistí en días pasados. Tuve que explicarle a mi interlocutor que lo que se realizó a mediados de año fue el Festival Internacional de Danza que desde hace años promueve Incolballet, mientras que la Bienal que tendrá lugar en noviembre es impulsada por Proartes y por el Ministerio de Cultura.Mejor dicho, la confusión de esa persona surge del hecho inexplicable de que en lugar de aunar esfuerzos, Incolballet y Proartes, dos queridas y respetables instituciones caleñas, decidieron competir a ver cuál de las dos organiza el mejor evento dancístico en la ciudad. Ignoro cuál será el origen de este desaguizado y no quiero conocerlo porque profeso el mayor de los respetos tanto por Gloria Castro, directora de Incolballet, como por Amparo de Carvajal, nervio y alma de Proartes. Pero sí he de decir que me resulta incomprensible que estas dos impulsoras de la cultura no se hubiesen puesto de acuerdo para realizar en Cali un certamen memorable.¿Se imaginan lo que resultaría de sumar la creatividad y la sensibilidad artística de Gloria con la capacidad administrativa y el emprendimiento de Amparo? Lamentablemente ello no fue posible. Y en una actitud muy caleña cada una de ellas optó por montar su propio evento.No me cabe duda de que al final, tanto el Festival como la Bienal saldrán muy bien. Y no faltará el que diga que ese desentendimiento terminó por favorecer a la ciudad, que en lugar de un evento dancístico tuvo dos.Lamento decirlo, pero disiento de quienes piensan así. No le ayuda nada a la imagen de la ciudad nuestra incapacidad para trabajar en equipo, que ya es reconocida a nivel nacional. Incluso, este choque entre Incolballet y Proartes ya se conoce en todo el país y se ha ventilado en espacios periodísticos tan populares como La Luciérnaga. Así mismo, el cineasta Carlos Palau cuestionó la ayuda de $2 mil millones entregados por la Ministra de Cultura --y exdirectora de Proartes, a esa entidad para financiar la Bienal. En otra actitud típica nuestra, los vallecaucanos ya han comenzado a tomar partida en este litigio. Los que se ponen del lado de Gloria dicen que es el colmo que no se haya apoyado el esfuerzo de la Maestra y que Proartes quiere hundirla, con el respaldo de la Ministra. Y los que apoyan a Proartes sostienen que Gloria es complicada y que con ella es imposible trabajar.En lugar de asumir actitudes que ahonden la distancia que existe entre estos símbolos vivos de nuestra cultura, lo que deberíamos procurar hacer es tender puentes entre ellas, para que trabajen juntas. No solo con el fin de que a futuro organicen el mejor certamen de danza de Colombia y de Latinoamérica, sino para demostrarle al resto del país que aquí sí somos capaces de sumar esfuerzos.***P.D. Vaya ironía que la fundación que promueve la reelección de Juan Manuel Santos se llame Buen Gobierno. Eso es como si el Bolillo Gómez crea una fundación y la llame el buen esposo.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad