‘Convenio gate’

Marzo 18, 2011 - 12:00 a.m. Por: Diego Martínez Lloreda

El escándalo por el abuso en la utilización de la figura de los convenios interadministrativos o de asociación por parte de la Alcaldía de Cali sigue creciendo. Al punto de que en algunos sectores de la ciudad ya se habla del ‘conveniogate’ del alcalde Ospina.A los reparos que le hizo la Contraloría Municipal a la mala utilización de esa modalidad de contratación, se suma la investigación que abrió la Personería contra ocho secretarios del Gabinete Municipal por la misma causa.Lo que la Personería busca establecer es si esos funcionarios usaron la Empresa de Renovación Urbana, Emru, que se rige por las normas de contratación privada por ser una entidad mixta, para adjudicar a dedo todo tipo de contratos.En el memorando con el que se abre ese investigación, la Personería manifiesta que “se evidencian posibles irregularidades en la celebración y ejecución de 34 convenios por presunta violación a la selección objetiva de los mismos, tanto de la entidad contratante como la ejecutante, al transgredir los principios de transparencia y economía del Estatuto Contractual, advirtiendo que con dicha celebración se pueden burlar los procesos de licitación pública consagrados en la Ley”.Esta investigación es el puntillazo para un mecanismo de contratación que es legal y que si se usa bien puede resultar provechoso para la comunidad. Pero que debido al perverso uso que le han dado –no sólo en Cali– ha terminado satanizado y estigmatizado. Es justo decir que no se puede generalizar y afirmar que todos los convenios que ha suscrito el Municipio han tenido por objeto eludir las licitaciones y los concursos públicos.Un ejemplo de buena utilización de los convenios fue el que se suscribió con la Fundación Carvajal para la dotación de los ambientes de aprendizaje de la ciudadela educativa Nuevo Latir y para fortalecer los procesos educativos en ese magnífico colegio que se construye al oriente de Cali.¿En qué se diferencia ese convenio con los que se suscriben para hacerle una gambeta a las licitaciones? en que la Fundación no va a subcontratar nada porque tiene toda la experiencia y toda la infraestructura para desarrollar el objeto de ese convenio. Algo va del convenio hecho con la Fundación Carvajal al que se hizo con la Sociedad de Mejoras Públicas para pagarle a los Guardas Cívicos. ¿O es que la SMP tiene mucha experiencia en pagaduría a funcionarios?Y es que no basta que la entidad con la que hacen los convenios tenga muy buen nombre y fama de ser muy seria. Lo importante es que posea los medios y la experiencia específica para desarrollar el convenio y que no se limite a poner el nombre para ‘limpiar’ una trampa a la ley de contratación y de paso ganarse el 4% del valor del convenio que se paga por concepto de administración del mismo. El problema es que todos los convenios –los buenos y los malos– han quedado en el mismo canasto del desprestigio. Y eso es culpa del Alcalde, quien para defender esa figura, y para justificar los excesos que se han cometido en su utilización, siempre saca a relucir los convenios buenos. Lo que ha logrado con esa estrategia, en lugar de tapar los convenios dudosos, es contaminar los que sí se justifican y son beneficiosos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad