‘Alex’ el destructor

‘Alex’ el destructor

Septiembre 02, 2011 - 12:00 a.m. Por: Diego Martínez Lloreda

La forma de hacer política de Alexánder López ha sido muy buena para él, pero nefasta para el Valle del Cauca.A punta de sabotajes, declaraciones incendiarias y proselitismo sindical, López, o ‘Alex’ para sus amigos, llegó a la Vicepresidencia del Senado. Pero al departamento que dice defender no le ha aportado nada. ¿Cuántas escuelas, hospitales, programas de desarrollo o carreteras ha promovido el ‘honorable’ congresista del Polo? Cero pollitos.Lo peor es que no sólo no ha construido nada sino que se ha dedicado a destruir lo que los otros hacen.Pero a pesar de la mezquindad que ha destilado a lo largo de su actividad pública, no pensé que llegaría a cuestionar una obra como Vallenpaz, por la única razón de que su gestor, Rodrigo Guerrero, es el rival de su candidata para la Alcaldía de Cali.Además de mala leche, las críticas de López denotan un total desconocimiento de una iniciativa que ha sido la redención de más de diez mil familias campesinas. A no ser que a Alexánder le moleste que esas familias se dediquen a cultivar maracuyás, en vez de sembrar marihuana y coca. López, que ha padecido una desoladora viudez de poder en Cali durante la administración de su archirival Jorge Iván Ospina, estaba feliz con la perspectiva de que sacaran a sombrerazos de la competencia por la Alcaldía al favorito en las encuestas. Él creía que sin ese obstáculo, su pupila, María Isabel Urrutia, tenía el camino despejado para ganar las elecciones. Y por supuesto montó en cólera cuando la Registraduría enmendó su error y certificó que la candidatura de Guerrero sí había presentado las firmas necesarias para inscribirse.En una clara demostración de que se rige por el ‘todo vale’, ‘Alex’ no solamente ha recurrido a las más peregrinas falacias sino que no ha tenido problemas en aliarse con los más oscuros periodistas y políticos para tratar de sacar adelante la candidatura de su ahijada. Que por cierto, nunca militó en el Polo y fue calificada por Fabio Arroyave, un concejal de ese partido, de ‘paracaidista’. Osadía que le costó a Arroyave su expulsión del partido, porque ‘Alex’, como buen estalinista que es, tolera muy poco el disenso.Lo más paradójico es que el senador López pretenda ahora posar como defensor de la moral pública. Cuando en sus propias barbas ocurrió el escándalo de la contratación en Bogotá, protagonizado por sus colegionarios del Polo Democrático y él no tuvo la entereza de decir ni mú. ¿O cuántos debates, como el que montó este martes para tratar de desacreditar a Guerrero, promovió en el Congreso para denunciar las andanzas de los hermanos Moreno? Cero pollitos.Sí, el paso de Alexánder por la política regional no ha dejado sino enfrentamientos y polarización. Y ahora quiere completar su ‘obra’ poniendo en la Alcaldía de Cali a alguien que no tiene el menor conocimiento del Municipio, para poder cumplir su sueño: ser Alcalde, aunque sea en la sombra.Porque él tiene claro que los caleños jamás lo van a elegir para ese cargo, pues la bilis que ha sembrado ha logrado convertirlo en un político repelido por muchos. Todo en la vida tiene su costo, ‘honorable’ senador Alexánder. Y el que siembra vientos, termina recogiendo tempestades.

VER COMENTARIOS
Columnistas