Alcalde, mal parqueado

Alcalde, mal parqueado

Julio 01, 2016 - 12:00 a.m. Por: Diego Martínez Lloreda

Entre propuestas audaces y actitudes regresivas se está moviendo, en materia de movilidad, el gobierno de Maurice Armitage, al cumplir sus primeros seis meses. Comencemos por lo audaz: la propuesta de que quienes quieran circular en su automóvil cuando tienen pico y placa paguen por ello.Lo primero es que con esa medida se sacará de circulación el 90% de los veinte mil y pico de carros, que según el Alcalde, hoy están exonerados de la restricción. En ese privilegiado club hay funcionarios, concejales, periodistas, lagartos y hasta personas comunes y corrientes que pagan, por debajo de cuerda, para que los exoneren.Entonces, al implementar esa medida, que en los próximo días se presentará al Concejo, se matarán dos pájaros de un tiro: primero se acabará con la corrupción que se ha generado alrededor de la restricción y segundo, se sacarán de circulación unos 20 mil carros. Además, se garantizarán unos recursos para subsidiar al MÍO.La principal crítica que se le hace a esa propuesta es que es elitista. Y puede serlo, pues solo podrán evitar el pico y placa quienes cuenten con los recursos para pagar por ello. Pero más elitista es que haya gente que tenga un segundo carro para poder circular con el pico y placa. Y entre dos medidas elitistas me quedó con la primera, porque al menos contribuye a aliviar la congestión que padecen las vías.Con lo que estoy en total desacuerdo es con la decisión del Alcalde de auspiciar que la gente parquee donde le dé la gana, con el peregrino argumento de que sí los clientes no se estacionan frente a los negocios, estos se quiebran. Como consecuencia de ello, en muchos puntos de la ciudad los peatones ya no tienen por dónde circular porque los carros se apropiaron de los andenes. Triste que se haya perdido el esfuerzo de la anterior administración para poner en cintura a los anárquicos conductores que ya se habían acostumbrado a que no podían parquear en andenes ni en vías arterias. La prueba de ese relajamiento es que las multas por mal parqueo se redujeron a menos de la mitad en un año. Y que no nos venga el Secretario de Tránsito con que la cifra de multas ha caído porque la gente se aconductó. En esa materia, los conductores están más indisciplinados que nunca y si esa cifra se redujo fue simplemente porque los controles se relajaron. Incluso, algunos, como el del carro que tomaba fotomultas móviles, se suprimieron.Lo más grave de todo es que es el desorden causado por el mal parqueo está generando un efecto de ventana rota, pues los conductores que le habían tomado respeto a las normas y la autoridad, se han fresqueado. Comienzan por parquearse donde les viene en gana, pasan a circular a la velocidad que les parece, luego cruzan sin importar si el cruce es prohibido, invaden la cebra. Y el tránsito regresa al caos que vivimos hasta hace pocos años.Incluso, las consecuencias de ese relajamiento trascienden el tema del tránsito porque bien es sabido que si hay algo que moldee el comportamiento social es la forma como la gente actúa al frente del volante.Ojalá que Armitage, que es un hombre con sentido común, entienda que está mal parqueado en este asunto y que su permisividad con quienes se estacionan donde les parece, puede generar un desorden tremendo.Si es imperdonable que las autoridades no controlen la anarquía social, mucho peor es que la fomenten.Sigue en Twitter @dimartillo

VER COMENTARIOS
Columnistas