Círculo Birdtuoso

Diciembre 03, 2014 - 12:00 a.m. Por: Carlos Porges

En la vereda El Pato, cuenca alta del río Cali, don Jaime Certuche tiene un tesoro, un recurso natural renovable que cuida con esmero. No siempre fue así: “Tengo pesadillas por lo que hice, ¿sabe?”, me dijo un día don Jaime con esa franqueza diáfana propia del hombre de campo. Es que antes don Jaime le arrancaba el tesoro a su tierra y se lo llevaba a la fuerza, en un burdo costal de crueldad, a vender en la galería en Cali.¿Qué pasó? Que Carlos Mario Wagner y sus colegas de Mapalina le cambiaron el chip a don Jaime. El vio que el Gallito de Roca, la hermosísima ave que vendía como simple mercancía, era atesorada por ornitólogos y pajareros fiebrudos del mundo entero. Y que estos pagarían por ver y fotografiar estas y otras bellezas en su entorno natural. Don Jaime ya no vendería el pajarito una sino mil veces, con cada foto, cada visita.Mapalina (‘niebla’, en Chibcha) logró un cambio de chip en el entorno local. Ya hay muchos colaboradores en las montañas de Cali que entienden que es de su interés el cuidar sus pájaros y entorno. En vísperas de la Colombia BirdFair 2015, estamos ad portas de crear un verdadero ‘círculo birdtuoso’ a escala regional y ojalá nacional.El círculo birdtuoso es este: 1- El agua será un recurso escaso a nivel mundial en el futuro cercano, y 2- como Colombia todavía tiene mucha, protegerla es un asunto de interés estratégico y seguridad nacional, 3- Colombia tiene la mayor riqueza avifaunística del Planeta, que depende de un entorno natural con variedad de bosques y mucha agua, 4- cuidar y promover esta riqueza traerá trabajo (y por ende, Paz) al campo, porque 5- pajareros locales y extranjeros viajarán a (y gastarán en) Cali y sus alrededores, lo que 6- motiva a que el gobierno invierta en cuidar ríos y bosques, lo que logrará 7- preservar el agua como recurso vital a futuro. Todos, absolutamente todos, ganamos: desde el inerme pajarito hasta el residente citadino que ni sabe ni le interesa nada sobre el tal pajarito.Empezó con Mapalina, don Jaime, y una pequeña ave pero puede tener alcances mayores. Apoyemos la BirdFair 2015, enamorémonos del hobby de avistamiento de aves, e incentivemos el interés de los don Jaimes de nuestro campo en cuidar nuestra riqueza avifaunística.Ni don Jaime ni el cambio de chip son figuras metafóricas que yo haya creado como vehículo para comunicar una idea: él y muchos más son reales. Vayan a verlo y deléitense con su tesoro. Yo jamás olvidaré el momento cuando don Jaime apuntó con su índice y susurró emocionado “allá”. Al enfocar mis prismáticos una amorfa mancha roja se convirtió en algo tan hermoso que me ericé: mi primer gallito de roca. Y entendí por qué muchos pajareros ven algo místico y trascendentalmente puro en una pequeña ave.Nota aparte: hay una sola carretera -la que pasa por Pichindé- por la cual entran y salen los materiales y personas que perpetran la minería ilegal en Los Farallones. Un simple retén les cortaría la yugular a los terroristas que atentan a diario contra nuestro patrimonio ecológico y agua futura. ¿Que hay detrás de la incompetente pusilanimidad de la Alcaldía, la CVC y la Unidad de Parques Nacionales Naturales?

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad