Utópicos milagros políticos

Utópicos milagros políticos

Febrero 20, 2013 - 12:00 a.m. Por: Carlos Mejía Gómez

Esto es sólo para ingenuos creyentes en utopías, brujas y milagros.a. Milagro 1. Amanecieron un día de San Valentín, llenos de amor y amistad, depusieron armas y encendieron almas el presidente Juan Manuel Santos y el expresidente Álvaro Uribe Vélez, se tomaron de la mano, miraron el cielo azul y el sol dorado y se dijeron: hasta aquí llegó la pelea, que suene la campana y nos alcen las manos proclamando ‘empate’. En adelante trabajaremos juntos y le diremos al país: “Tu asunto está arreglado”.b. Milagro 2. Como Uribe es más arisco, el Presidente, algo más flexible, lo llama y le dice que tiene la solución para todo. En la reunión el Presidente le expresa al exmandatario: como premisa mayor, renuncio a la reelección; en segundo lugar, le propongo que escojamos de común acuerdo a mi sucesor pues, al fin de cuentas, nosotros controlamos este país y los demás dirigentes son dioses menores; todos seguirán nuestros pasos. A ese candidato le dejamos plena libertad de pensamiento y acción y le apoyaremos su gobierno sin excluir los reparos que, para su bien y para bien del país, se nos ocurra hacerle cuando incurra en fallas. “Tus amigos serán mis amigos y tus enemigos los míos”. “¿Y el proceso de paz?”, dirá Uribe. Luego de intercambiar criterios acuerdan que lo dejarán transcurrir a condición de que se firme en diciembre, se afiance la seguridad, se advierta contra acciones terroristas, secuestros y narcotráfico, se garantice la participación de todos los frentes en la decisión final (que no queden cabos sueltos por disidencias reales o estratégicas de la guerrilla) y se adelante un rápido proceso con el ELN. Agregaría Uribe: “¿Y las relaciones internacionales? Santos: démosle una oportunidad a mi política actual y observemos, de consuno, cómo nos va con cada vecino. En un año haremos juntos una valoración para determinar el camino a seguir. En señal de acuerdo, se estrechan las manos, definen darle pleno juego a la oposición, abrir espacios a todos, apoyar listas conjuntas para el Congreso y consolidar un partido o movimiento común. ¿Qué tal un nuevo Partido Demócrata, de centro, en el cual quepa La U y se convoque a conservadores y liberales, entre otros?c. Milagro 3. Si lo anterior no resultó posible, el antioqueño gobernador Sergio Fajardo se le aproxima a Uribe. Le dice que dejó de ser verde y, por tanto, está maduro para ser su candidato presidencial que se oponga a la reelección santista y genere nuevos rumbos para el país.d. Milagro 4. El Procurador Ordóñez promete renunciar al cargo (si renunció el Papa…), esconder un poco la camándula y abrazar el realismo y la tolerancia a fin de dejar de ser, precisamente, más papista que el Papa. Sería candidato por el Partido Conservador o este partido resuelve unirse con Uribe y crear el Partido Demócrata.Nota al margen. Quedan faltando mil cosas en el paisaje político. La malicia indígena muestra que Simón Gaviria no se reelige mientras el expresidente César Gaviria aparece en todo y con todos. ¿Será, acaso, la carta oculta del santismo frente a Uribe para Senado o será, por el contrario, que quiere candidatura?

VER COMENTARIOS
Columnistas