“Un año que viene...

“Un año que viene...

Enero 08, 2014 - 12:00 a.m. Por: Carlos Mejía Gómez

1. ...otro que se va”. El 2013 fue un año difícil de definir, en todo sentido. De cierta manera, nos hemos abierto más al mundo. (Lo anterior pese a dos tesis encontradas: hay quienes sostienen que somos un país aún muy cerrado y miope en el concierto universal mientras otros abominan cualquier apertura que desestimule nuestra capacidad productiva y nuestro potencial competitivo). Lo cierto es que no hay vuelta atrás.En política hemos entrado a un laberinto. Miremos. 1) Uribe y su Centro Democrático han movido la campaña en un sentido aún indescifrable. 2) Ya no se sabe en qué consiste la llamada izquierda. Están todos los matices: hay un ala moderada de Navarro o Clara López, una indefinible de Robledo, la gobiernista de Lucho Garzón, la altisonante de Petro con su Progresismo y está la extrema guerrillera. Algo curioso: son oposición al gobierno y al establecimiento pero apoyan la bandera oficial con el proceso de paz de La Habana. ¿Gobierno y oposición al tiempo? 3) El Partido Conservador en un caso curioso: tendrá Convención este mes y definirá si va con candidato propio, si apoya al gobierno y la reelección o si coquetea con el uribismo. Lo más probable será que coexistan las tres tendencias lo cual significa dividirse por tres y al final quedar con muy poco. Esto ocurre a nivel nacional. Sin embargo, no se pueden negar las fuerzas conservadoras en el orden regional. Así, pues, nos quedamos en las nubes en cuanto a ideas y principios uniformes pero tenemos una base territorial que implica una cuota significativa en el Congreso Nacional. 4) Los partidos de gobierno, también partidos: la U se adelgaza cada vez más pese a que es la colectividad que avala el Presidente para la reelección; Cambio Radical puede perderse en el umbral y su jefe, Vargas Lleras, se fundó en un santismo indefinible. 5) El Partido Liberal parece el más beneficiado pese a que no aparece muy clara su tradicional identidad; 6) El caso más extraño es, quizás, la llamada Alianza Verde. Allí se fusiona el Progresismo de Petro y compañía con lo poco que queda del Partido Verde. ¿Cómo se explica la coexistencia de Petro con Enrique Peñalosa dándose la espalda entre sí y en sus ideas? Si el candidato llegare a ser Peñalosa, ¿el ‘petrismo’ radical lo apoyaría? Peñalosa podría ser una carta interesante para el país pero no resulta probable que pueda salirse de jaula actual; 6) El Polo Democrático tiene la cara refrescante de Clara López, pero, sin votos, es probable que también sucumba en el umbral. 2. Reelección y paz. Los temas de campaña serán en lo fundamental, la reelección y el proceso de paz. Sobre reelección: hasta el propio Presidente sostiene que esta será la última. El otro tema es el proceso de paz. Santos logró venderla como propia y ubicar en la ‘guerra’ a sus detractores. La foto de hoy lo muestra ganando el pulso. El uribismo tiene un personaje que sería óptimo presidente aunque no despega como candidato. Como movimiento se dejó ubicar ‘la guerra’ y esto no le suena al alma nacional. Es tiempo aún de que todos hablemos de paz, pase lo que pase al final.

VER COMENTARIOS
Columnistas