Semana de sustos

Semana de sustos

Noviembre 09, 2016 - 12:00 a.m. Por: Carlos Mejía Gómez

1. Susto uno. “De La Habana viene un barco cargado de...” ...sorpresas. ¿Qué puede ocurrir frente a 400 y más planteamientos del No? ¿Quién decide? Hay una tesis que me gusta. Consiste en que el presidente Santos, coronado en Gran Bretaña y ungido de Nobel pueda influir en las Farc para alcanzar lo que ha dado en denominarse un nuevo acuerdo. Esto es, la salvación nacional. El convenio fue entre el gobierno y la guerrilla. Pienso que el Presidente puede ser flexible. A él le conviene que se llegue a la paz a fin de justificar el Nobel y asegurar un lugar en la historia. No creo que él, personalmente, tenga prejuicios inamovibles. Tampoco creo que entre la guerrilla y la Nación opte por las Farc. Su papel esencial consiste en hacer ceder a su ‘socio’ en el acuerdo de paz. Claro: tiene que amordazar a varios de sus ministros para que no sigan sosteniendo que “todo depende de los delegados de las Farc”. Incluso debe tener la prudencia que hace verdaderos sabios. No debe repetir su discurso ante el Parlamento inglés en el que volvió a sostener que el triunfo del No fue producto de mentiras y engaños. Para qué torear avisperos en el trance actual. Lo cierto es que el dos de octubre ganó la democracia así esta esté plagada de defectos. Y ese debe ser el educador mensaje para la guerrilla: si va a intervenir en política debe ir aprendiendo en qué consiste la democracia, esto es, en respetar los resultados, en saber ganar y perder. Pero para que se silencien las armas deben silenciarse primero las voces, los agravios, los tweets y las provocaciones. Los incendios siempre comienzan con una chispa.2. Susto dos. Administrar un proceso con el ELN es necesario pero muy complicado. El ELN es un misterio en el que no hay voces unívocas de autoridad. Se trata de una federación de mandos medios y territoriales. Al menos con las Farc hay unas jefaturas verticales y luego de algunas deliberaciones las decisiones son terminantes: ¡Comuníquese y cúmplase! Con los misteriosos elenos la autoridad está atomizada y nadie tiene una última palabra. Un ejemplo simple: lo que ha ocurrido con la liberación de Odín Sánchez: ahora chantajean con liberaciones de su gente. Pero, como sea, también hay que lograr acuerdos para obtener una paz total y pronta. No conviene que elenos y bacrim llenen el vacío de las Farc: en esto, como en política, siempre hay alguien esperando la oportunidad.3. Susto tres. Escribo esta nota hoy martes 8. La gente está votando en USA. Por supuesto, estoy a ciegas. Pensando con las vísceras, espero que pierda Trump. Para que el mundo pueda vivir y dormir más tranquilo.Hasta hace unas semanas arrasaba el to-con-trump (todos contra Trump). Pero sobrevino el FBI anunciando la reapertura de investigación por los correos de Clinton. Ella perdió los 10 puntos de ventaja. Bajó el yo-yo. Pero hace tres días, según un tardío anuncio, el mismo FBI ya no procesará a la candidata. En todo caso, espero que esta noche sea elegida la primera presidenta americana. No volver a ver el copete amarillo de Trump le producirá un gran alivio a la salud de todo el orbe. Queda siempre la pregunta: ¿Cómo logró este extraño personaje llegar adonde llegó sin virtudes de estadista y con los defectos más detestables de un ser humano?

VER COMENTARIOS
Columnistas