Reformas, armas y elecciones

Reformas, armas y elecciones

Mayo 23, 2017 - 11:55 p.m. Por: Carlos Mejía Gómez

Reforma electoral. Existe un ‘compromiso’ para una reforma electoral. Para algunos, el proyecto pretende ‘mamertizar’ los comicios. El gobierno jura que implica control a la corrupción. Se cambia la Corte Electoral por un Consejo Electoral. Se abre el ojo a los avales y las inscripciones indebidas. Regulación en los medios. Bueno el voto electrónico y la biometría y las listas cerradas. No a los distritos uninominales y a las corruptelas regionales. Me parece indiferente la circunscripción nacional o regional para Senado. Me gusta la financiación estatal de las campañas si bien los corruptos se darán mañas para utilizar recursos subterráneos. No tiene importancia la apertura del Senado a los 25 años y de la Cámara a los 21: hoy la juventud es cada vez más joven y capaz. Que se controle mejor la organización y financiación de las campañas es aceptable lo mismo que el manejo de las encuestas. Lo que no gusta a muchos son las facultades al Ejecutivo para regular las próximas elecciones debido a la desconfianza generalizada en el Ejecutivo.

Esperemos que no sea todo un juego en favor de la guerrilla y de su nuevo partido, con la carrerita del ‘fast-track’.

Patinando con las armas. Muchos votaron por el Sí en el plebiscito porque suena bien que los armados se desarmen y que las caletas explosivas desparezcan. En una semana se llega al día D más 180 días. Como la implementación de las zonas veredales (ojalá transitorias) tardó más de lo esperado, exigen las Farc que se corran los calendarios.

La guerrilla debería tener claro ya el inventario de subversivos desmovilizados y de armas aún en su poder. La propia Universidad Nacional está prestando una valiosa asesoría en la materia. Pero aún hay muchas cosas que se desconocen. Por ejemplo, qué contienen y dónde se encuentran las 949 caletas con explosivos y el resto del armamento. Que se identifiquen y se eliminen antes de que terceros y bacrims las encuentren para su salud y remedio. O que les sean endosadas a otros por la propia guerrilla renuente. Cuál es el inventario de bienes que guarda la guerrilla como tesoro escondido y cómo se destinarán a favor de las víctimas.

Se vino el 2018. Las últimas encuestas muestran las orejas de los candidatos. Ya se conocen casi todos. Quedan por definir algunos recientes renunciantes. Me sorprende que todavía haya petristas en este mundo. Me sorprende el alto nivel de Clara López Obregón (que no es de aquí ni de allá y que supere el Moir de Jorge Robledo)y el de Claudia López (con sus aleteos destemplados). Me sorprende que aún figuren en la lista personajes tan opuestos y tediosos como Piedad Córdoba y Alejandro Ordóñez. Por una U lánguida, se observan Juan Carlos Pinzón, Aurelio Iragorri, Díazgranados y otros que poco suman. Se vendrán por un liberalismo pálido Simoncito Gaviria (admirado por su papi), Galancito (que no puede estar en el nombre del padre), y el ‘carismático’ J.F. Cristo. Lógicos Martha Lucía Ramírez y Sergio Fajardo. Sin embargo las cartas con mayor aceptación para las encuestas parecen seguir por el lado de Germán Vargas Lleras (lejos), de Humberto De La Calle (¿con el gobierno y sin el gobierno?) y, desde el CD, se observan Luis Alfredo Ramos (víctima que resucita) e Iván Duque (joven y prometedor). Y vendrán las coaliciones. ¿Qué tal Vargas Lleras más Iván Duque?

VER COMENTARIOS
Columnistas