Misterios y ministerios

Misterios y ministerios

Septiembre 20, 2010 - 12:00 a.m. Por: Carlos Mejía Gómez

1. Aún en Babia. Sí pero no. Así nos dejó el concepto de la Procuraduría General acerca de la Gobernación del Valle. Según el Ministerio Público, no existe inhabilidad por los contratos desde la SAC pero, en todo caso, sí debe haber elecciones atípicas, acerca de lo cual ya había conceptuado, al igual que lo hizo la Sala de Consulta del Consejo de Estado y lo había dispuesto el Consejo Superior de la Judicatura. Empero, se dice que el Gobierno Nacional tomará hoy, por fin, una decisión. El correo de las brujas cuenta que Lourido seguirá en el cargo. En todo caso, resulta agraviante que al Valle lo tengan tanto tiempo con tanta incertidumbre.2. En el lugar equivocado. Todos pensábamos que Vargas Lleras iría a la cartera de Defensa donde estaría muy a gusto mandando y comandando uniformados. El ex presidente Uribe se atravesó y fue designado Rodrigo Rivera para cuidar el mayor de los huevitos del anterior mandatario. De esta manera, cada uno de los dos ministros quedó en el lugar equivocado, con lo cual perdieron ambos, perdió el gobierno y perdió el propio Uribe que ahora debe tolerar al insufrible Vargas manejando los hilos de la política oficial. Pienso que este es un problema de fondo, no de mera forma. En efecto, el Ministerio de Defensa requiere manum facere al estilo vargas-llerista y repudia los tonos mansuétus de Rivera. Ojalá que no padezcamos un aflojamiento en la seguridad con el uno y un descuadernamiento político con el temperamento del otro. Misterio en los ministerios.3. ¿Uribe al ruedo? Uribe es Uribe y Santos es Santos, circunstancia que no tiene por qué enfrentarlos. Más que irreconciliables, se trata de personajes complementarios, si lo saben asumir. Se anuncia que Uribe estaría pronto de regreso a la arena política y se aducen dos razones comprensibles. Una, el ex mandatario no quiere que se desgrane el rebaño político y su presencia podría ser un necesario aglutinante a partir del Partido de la U. Por supuesto, esperemos que atempere sus emociones ante el liberalismo y Cambio Radical a fin de consolidar la Unidad Nacional hasta donde ésta resulte posible y sostenible. Es probable, pues, que Uribe participe en el proceso electoral del año entrante para influir en la elección de gobernadores, alcaldes, diputados y concejales. Ojalá que en los casos del Valle y de Cali no se equivoque y colabore en el despeje de un panorama que no puede ser más oscuro. Dos, para defenderse de la artillería con la que se lo ataca a él y a sus seguidores desde muchos flancos. En efecto, hay quienes quieren borrar de una plumada ocho años de reconstrucción nacional y atribuirle a Uribe los males de las chuzadas, de los falsos positivos y de cuanto el diablo en su maldad nos da.4. ¿Dónde está el conservatismo? Se nos perdió la política. Hoy no se sabe dónde están los partidos. Si bien algunos forman parte de la Unidad Nacional, parecen desaparecidos como formaciones políticas sólidas. El más caro a mis afectos y principios es el conservatismo al que observo huérfano de dirigentes y de políticas propias. No lo dejemos morir ahora para que cuente no sólo con puestos sino con respetable cauda electoral.

VER COMENTARIOS
Columnistas