Galán y “Colombia joven”

Julio 23, 2014 - 12:00 a.m. Por: Carlos Mejía Gómez

1. Galán: 25 y 50 años. El próximo mes: 25 años del vil asesinato de Luis Carlos Galán. Y en enero de este mes: 50 años de “Colombia Joven”. “Colombia Joven”: enero de 1964. Éramos siete veinteañeros. Rodrigo Lloreda, dueño de la casa, nos invitó a seis amigos a escribir, uno por día, una nota en este diario con tema libre. Estábamos en la Javeriana estudiando Derecho, todos interesados en el tema político. La mayoría éramos “godos” y, por supuesto, nos las sabíamos todas: cosas de la edad. Luis Carlos Galán era la cuota liberal y bien liberal, por cierto. Por ese entonces yo estaba escribiendo un libro que llevaría por título: “Conservatismo; sus diferencias con el liberalismo y el socialismo”. Con el papayazo de la columna, comencé a pontificar sobre mi partido. Me atreví a decir que el liberalismo “desaparecería” desde la perspectiva ideológica, por lo cual “todo el mundo sería conservador”.¡Quién dijo miedo! Luis Carlos Galán ripostó contra tal atrevimiento y escribió “El liberalismo no ha desaparecido ni puede desaparecer” y “aunque les duela a los conservadores”. Me llamó, entonces “enterrador del liberalismo”, sectario y cuanto cupiera en un diccionario de ira y de intenso dolor.Poco después rompimos las lanzas, nos hicimos más amigos y tuvimos un programa radial en RCN que se llamó “La Transformación en Marcha”. Allí apoyábamos la candidatura presidencial del doctor Carlos Lleras Restrepo. Además, integramos el Comité Juvenil Nacional de esa campaña en compañía de Rodrigo Lloreda.Lo cierto es que el liberalismo no desapareció, no todo el mundo se volvió conservador y quedamos vivos todos los integrantes de “Colombia Joven”. Hasta cuando mataron a Luis Carlos el 18 de agosto de 1989, de tan sólo 46 años, y murió Rodrigo Lloreda en el año 2001, de tan sólo 58 años. Ambos merecieron ser presidentes de la República. Como culminación de sus sueños. 2. “Colombia Joven” nos despertó. Muy poco después de nuestros primeros pasos en “Colombia Joven”, Galán ingresó a El Tiempo para integrar un trío iluminado con Daniel Samper Pizano y Enrique Santos Calderón. Eran los consentidos del director, Roberto García Peña y del propio expresidente Eduardo Santos, dueño del gran diario liberal. Cinco años después Galán empezó a perfilarse como personaje nacional, en calidad de ministro de Educación de Misael Pastrana Borrero. Nos reencontramos en el capitolio donde yo fungía como el parlamentario más joven, en asocio de Alberto Santofimio. A poco andar, galán era Sub-director de “Nueva Frontera” y principal ahijado político del mismísimo Carlos Lleras Restrepo. Luego se disparó como líder nacional hasta tomarse el partido Liberal. Ese partido del cual fue candidato e iba a ser seguro presidente. Ese partido que Galán me aseguró en 1964 que no desaparecería.Cuando se disparó en la opinión, le dispararon. Unos disparos que asesinaron parte del alma nacional. Fue el tiempo en el que mataron a todo el mundo: candidatos presidenciales, procurador, magistrados, gentes del común. Reinaba, entonces, el patrón del mal. Con mucha emoción recuerdo los 50 años de “Colombia Joven”. Y con mucha tristeza rememoro los 25 años de la desaparición de esa inolvidable figura nacional.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad