El tono de Tony

Mayo 18, 2011 - 12:00 a.m. Por: Carlos Mejía Gómez

1. El tono de Tony… Blair. Espontáneo, carismático, brillante, Tony Blair al responder reciente entrevista con CM&. En pocas palabras definió la política de hoy: ni izquierda ni derecha, sino soluciones pragmáticas: adiós al sectarismo radical, a los ideologismos caducos, a las verdades absolutas: ni estatismo ni neoliberalismo. En suma: realismo para alcanzar el bien general: crecimiento con justicia social: desarrollo justo. A lo que tantos denominan el centro del centro, Blair lo bautiza Tercera Vía y el presidente Santos, a su lado, lo secunda, con la lección bien aprendida.Esto lo proclama un ‘socialista’ que revolucionó el laborismo británico. Gran contraste con nuestra izquierda que no ha podido superar un eterno discurso mamerto y unas ideas fijas que lo tienen, de nuevo, cuasi-semi-ex difunto. Ejemplos citables de flexibilidad mental y política. Conrad Adenauer cambiaba tanto de opinión y postura política “porque todo el mundo tiene derecho a ser cada vez más inteligente” (así pudo ser canciller eterno de Alemania). Según Balzac, “un hombre que se cree infalible y no es capaz de cambiar de opinión es, simplemente, un mediocre”. Sostenía Cervantes que “es de sabios mudar de consejo y de concepto”. Y Derville: “Aceptar opiniones ajenas perfecciona las tuyas”. “Felices los que logran concordar con la cambiante opinión pública”. (B. Franklyn)2. Más Blair, más Santos. En la entrevista de Blair, terció Santos varias veces y, como buen discípulo, lo hizo bien. Los dos coincidieron en el antidogmatismo: basta saber que el mundo gira. En otros aspectos: para Blair, se justifican diez años de gobierno bueno… y hasta más. (Su caso como laborista, el de Tatcher como conservadora). Claro: habría que actuar en Europa, donde la gente no vive del gobierno, del clientelismo, de la contratitis. En Madrid hubo un buen alcalde por décadas: ¿Imaginamos aquí a Samuel Moreno o a algunos de nuestros alcaldes y gobernadores por más de cuatro años? Veamos cómo se les vino el mundo encima a López Pumarejo y a Álvaro Uribe por haber repetido mandato. Ojo, don Juan Manuel.3. Blair e Irak. Blair reconoce que su gobierno cayó por la guerra de Irak. Sin embargo, él sostiene que su actuación era necesaria en ese momento. Hablando de actuar sin ideologismos sectarios: en el descalabro de Irak coincidieron un ‘socialista’ inglés y un ultraderechista gringo, Bush. (Sin Irak, ¿se habría dado el fenómeno Obama?). Ambos se equivocaron, pero no lo hicieron aferrados a dogmatismos doctrinarios, sino a los dictados de la real politik de la hora.4. El silencio de Blair. Cuando le preguntaron por el actual gobierno conservador de su país, Blair se abstuvo de opinar: gobernar es tan difícil que hay que dejar que cada gobierno mande en su tiempo. Santos asintió pues no hay duda de que le tallan las intervenciones de su antecesor. Hay que pensar, sin embargo, que no estamos en Gran Bretaña, una súper nación con dieciséis estados en el Commonwelth en los que para nada interviene la Corona. Aquí los ex presidentes siempre siguen ejerciendo, para bien o para mal.Otra gota inglesa. Hay dos clases de amor ‘real’: el ‘royal love’ de Carlos y el ‘real love’ de William.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad