El demonio del miedo

Junio 22, 2016 - 12:00 a.m. Por: Carlos Mejía Gómez

1. Lo que dicen las Farc. Las Farc dicen que estamos cerca de la paz. Que pronto tendremos cese bilateral, o sea, total cese del fuego. Que pronto dejarán las armas. Que están listos para sustituir las balas por los votos. Que medio siglo de sangre les comprobó que nunca alcanzarán el poder. Que desean ser perdonadas y concentrarse en grupos para expiar culpas y someterse a la justicia transicional, y constituirse en una fuerza política inerme. Que durante meses han practicado un cese unilateral y preparado sus huestes para disfrutar las mieles de la paz. Eso vienen diciendo a lo largo del proceso que se realiza en La Habana. Que sea verdad tanta belleza.2. Hablemos de miedos. Pero esas mismas Farc que quieren ingresar a la política amenazan ahora con atacar las ciudades. El Gobierno ha denunciado que si no se aprueba el plebiscito por la paz o si la Corte Constitucional lo derriba no se abre una puerta a nuevas negociaciones. No. Se rompe todo y regresamos a la guerra. Pero a una guerra con nuevos bríos e ingredientes. Básicamente se pasaría del terror rural al terror urbano. Y ahora con amenazas de más impuestos.Sobreviene, así, el miedo con todos sus demonios. “Nunca logra uno librarse del miedo que sintió alguna vez” (Romain). “El miedo produce tal enfermiza debilidad que facilita al enemigo apoderarse de nosotros” (Goethe). No caigamos en ese abismo.3. Mañana: el tema europeo. Referendo o plebiscito en Gran Bretaña: se define si se aparta o no de la Unión Europea. La opinión está agriamente dividida y polarizada. Múltiples argumentos de lado y lado. To be or not to be. Los nacionalistas del Brexit (Britain exit) y del ‘Leave’ siguen soñando con el ‘imperio’ británico que llegó a congregar una cuarta parte del mundo (Mancomunidad británica de naciones). La arrogancia imperial de vincular 53 países (hoy independientes) en los cinco continentes. Los más jóvenes integracionistas no se sienten tan ‘dueños del mundo’ y nada entienden de aislacionismos ni de celos con potencias como Alemania y Francia y con el resto del continente. No quieren la isla física como una isla económica. Hoy el mundo busca uniones y no separaciones (de hecho Gran Bretaña tiene el grave problema interno de Escocia).4. Mañana: el tema americano. Se trata de Venezuela, por supuesto. Al escribir esta nota no se sabe de la reunión de ayer en la OEA con la canciller y tres expresidentes como facilitadores (ahí no pasa nada). Frente a este paisaje endeble hay otros treinta exmandatarios de América Latina y España (Idea) que apoyan el informe de Luis Almagro, Secretario General de la OEA.Se trata de hacer valer ante el Consejo Permanente la Carta Democrática Interamericana debido a la ruptura en Venezuela de las instituciones, los principios democráticos y los derechos ciudadanos. Esperemos que la actitud elusiva de las naciones, ayer, concrete, mañana, decisiones que permitan acallar la torpe dictadura de Maduro y su dominio del ‘orden’ judicial contra la Asamblea Legislativa. Urge una salida a la crisis generalizada de la nación hermana. Un solo ejemplo: que se respete el proceso del referendo revocatorio, la libertad de presos políticos y el acceso a la salud, a la comida, a la seguridad personal y a respirar vida.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad