Diego Mejía: medicina familiar

Marzo 02, 2016 - 12:00 a.m. Por: Carlos Mejía Gómez

1. Recuerdo grato. En días pasados Yamid Amat entrevistó al viceministro de Salud, Fernando Ruiz Gómez. El tema: la medicina familiar obligatoria en todo el país. Dijo el alto funcionario que el Programa Único Nacional de Medicina Familiar había sido validado hace algún tiempo, pero agregó que ahora sería instaurado en todos los rincones del país como fundamento de las prácticas en este sector esencial de la vida personal y comunitaria. Lo anterior me llevó a un recuerdo que me genera profundo orgullo. Ocurre que fue mi hermano Diego Mejía Gómez (q.e.p.d.), quien introdujo en Colombia esta área de la medicina. Estudió la especialidad en la ciudad de Seattle, en el Estado de Washington. Diego fue profesor de la Universidad del Valle por más de treinta años. Se especializó en Medicina Interna. Estudió Nefrología. Pero quiso ir más allá. No conocí a nadie más estudioso e inquieto por el conocimiento hasta el fatal día en que se ahogó de manera absurda en Bahía Solano.2. Con una autoridad en la materia. En días pasados me reencontré con la doctora Liliana Arias Castilla, rectora (e) de la Universidad del Valle. Ella formó parte del primer grupo de médicos familiares que se formó con Diego Mejía en el país. Ella lo recuerda con especial cariño y admiración. Intercambiamos comentarios acerca de la intervención del Viceministro de Salud y del relieve que su dependencia le ha conferido a esta especialidad como pilar del desarrollo del país en materia sanitaria. Un breve paréntesis. Este intercambio con la doctora Liliana tuvo lugar en la Alcaldía mientras escuchábamos con preocupación los planteamientos del burgomaestre, sus asesores y altos funcionarios en relación con el proyecto de facultades extraordinarias solicitadas para enderezar el rumbo local mediante una impostergable reforma administrativa. Pensamos: así como Colombia requiere de la medicina familiar para la salud general, Cali requiere reformarse para la salud en el funcionamiento de todos sus órganos y funciones.3. Un brindis: Salud. Recuerdo a Diego Mejía explicando la importancia de la medicina familiar. Es toda una especialización. Habla de clínica, de bilogía, de sicología, de sociología, de todo cuanto concierne al ser humano. Tiene relación con la naturaleza del hombre y su relación sistémica con la familia y la comunidad. No se explica un enfermo sin relación con su entorno inmediato y mediato.En la implementación del programa nacional de medicina familiar participaron veinte instituciones de educación superior además de siete universidades nacionales con experiencia y experticia en la materia. Se vincularon EPS, IPS públicas y privadas, entidades territoriales, ONG, organizaciones de la sociedad civil, expertos internacionales y, por supuesto, los ministerios de salud y educación. Para el viceministro la evolución más importante del sistema de salud lo obtiene la medicina familiar. Dijo: “Si promovemos aún más la medicina familiar estaríamos ante la revolución más grande del sistema de salud en los últimos 40 años”.Nos referimos a una especialización que comprende todas las edades, sexos, sistemas orgánicos y todas las enfermedades.Otra vez gracias, Diego Mejía Gómez (q.e.p.d.), una pérdida irreparable.

VER COMENTARIOS
Columnistas