¿De la ‘U’ a la ‘UN’?

¿De la ‘U’ a la ‘UN’?

Junio 28, 2010 - 12:00 a.m. Por: Carlos Mejía Gómez

1.¿Partidos políticos? Como lo demostró desde hace 50 años Maurice Duverger, los partidos ideológicos han sido sustituidos por partidos-organizaciones. Con un cuerpo de doctrina sólido (y sin adeptos) sólo quedaba el comunismo al cual ya no le creen ni siquiera en Cuba o Norcorea. Por eso, las fronteras conceptuales se fueron desdibujando en el mundo entero al punto que los liberales son reconocidos como conservadores y viceversa y los demócratas son republicanos y al contrario. Democracia cristiana y social democracia, proclaman y defienden, por igual, la democracia: la letra es igual aunque la música y el acento cambian un poco.Por lo expuesto, en Colombia, políticamente, ya no se sabe qué es qué ni quién es quién, de allí que ninguna unión o apostasía constituyan herejía condenable.2. ¿Qué son la ‘U’ o el ‘Verde’? Si los partidos viejos no le dicen nada a nadie pues cada vez son menos los que se reconocen como liberales o conservadores, la principal característica de los nuevos partidos es que en realidad no son partidos. Las ganadoras en las elecciones, son organizaciones formadas, de afán, para ciertas coyunturas. En el caso de la ‘U’ se quiso acabar con el liberalismo tradicional para armar a las volandas un colectivo de apoyo al presidente Uribe. Se trata de una cobija cada vez más grande formada por retazos del antiguo trapo rojo. En el caso de los ‘Verdes’ no se tiene una organización sino una emoción electoral (una desorganización) que unió, de repente, a cuatro buenos ex alcaldes que creyeron inventar los evangelios de honestidad y legalidad que todos profesamos: lo único que se sabe de esta impoluta religión laica es que detesta los pecados que todos odiamos pero sin que disponga de la cura para la enfermedad.De modo, pues, que el terreno político que pisamos sea muy deleznable: pasamos de los partidos a los no-partidos. Nadie sabe si permanecerá la ‘U’ o si subsistirá transformada en una inmensa fuerza que succione a los conservadores, a Cambio Radical y a los liberales.En cuanto al ‘Verde’, es probable que comience un desmoronamiento acelerado: en las bases, porque se sienten en el limbo ; y en las cabezas, porque Peñalosa y Lucho no tienen de que hablar entre sí y a Fajardo se lo observa mirando para lo alto. El propio Mockus quisiera salir corriendo pues carece de la fórmula para mantener juntos a tres millones y medio de colombianos que se preguntan, perplejos, si están en el ‘Verde’ para quedarse o si estuvieron de paso o de paseo para unas elecciones y si ahora deben ser veedores, opositores o colaboradores. 3. ¿De la ‘U’ a la ‘UN’? Es probable que al presidente Uribe le siga gustando mantener la ‘U’ como emblema de un partido nuevo. Pero nadie garantiza que a poco andar a Santos no le suene la idea de convertirlo en el partido de la ‘UN’ (la Unión Nacional). De allí que, si hay fisuras entre ellos, se pudieran transar por la resurrección de un futuro liberalismo, liberado de Pardos, Gavirias, Piedades y Cecilias y con cara de un ‘PRI’ a la colombiana, vale decir, liberal de cuerpo y conservador de alma.

VER COMENTARIOS
Columnistas