De la Calle, calle

De la Calle, calle

Julio 08, 2015 - 12:00 a.m. Por: Carlos Mejía Gómez

1. ¿Qué pasa en Cuba? Cuando Cuba era Cuba se solía preguntar: ¿Qué pasa en Cuba? Quería decir: ¿Qué ocurre, qué se sabe, entonces qué? Hoy no sabemos lo que pasa en Cuba. Ni siquiera lo saben los que están allá ‘negociando’. ‘Negociando’ un proceso de paz. ‘El’ proceso de paz: el último que resultaría posible.¿De qué se habla en la Habana? ¿Existe un reglamento interno? ¿Cómo y quién elabora las agendas de cada sesión, cómo transcurren las deliberaciones? “Pido la palabra en nombre del gobierno”. “Pido la palabra en nombre de las Farc”. ¿Quién preside las sesiones, quién concede la palabra, por cuánto tiempo, cómo son las interpelaciones, cómo se fijan las posiciones, cómo se cierra un debate, cómo se elaboran y aprueban las Actas, cómo se consagra la ‘historia’ de estas históricas sesiones?2. “Esto se está acabando”. Una muchacha le dice a su supuesto novio: “Esto se acabó”. Él le responde: “¿Qué se acabó? Para mí nada ha empezado”. Humberto De la Calle, jefe de la delegación presidencial en La Habana, le acaba de conceder una entrevista a Juan Gossaín “a condición de que la recojan todos los medios”. Es decir: le acaba de conceder una entrevista al país y al mundo: “El proceso de paz se está acabando”. Visto por el lado bueno: “Ya casi llegamos al paraíso de la paz”. Por el lado malo: un día de estos les dejamos la silla vacía. Así se la dejó ‘Tirofijo’ en el Caguán al presidente Pastrana.Los de las Farc tal vez se sorprendieron: ¿Qué se está acabando? Este romance no se ha formalizado porque no hay nada hasta que todo esté acordado. Así se pactó desde el principio.3. No me amenaces. Más que la esperanza de un fin favorable con las Farc lo que produjo De La Calle fue una amenaza. “Yo sí quiero decirles a las Farc con toda seriedad: esto se puede acabar. Algún día es probable que no nos encuentren en la mesa de La Habana”.No entiendo. ¿Por qué no se plantean estas cosas en La Habana? ¿A qué van, acaso, allá? Lo que le manifestó De la Calle a la prensa, aquí y ahora, se lo ha planteado a su contraparte en la mesa “de negociaciones”, allá y entonces? ¿Ha sentido temor de que le respondan: “porque estás que te vas y te vas y te vas y no te has ido”?4. De la Calle: ¿Mejor que se calle? ¿Habla De la Calle por el gobierno? Parecería increíble. Reconoce que el proceso de paz atraviesa su momento más crítico. Dice que no coinciden las palabras de las Farc con los hechos. Especialmente con los hechos recientes. Dice que tiene que haber “justicia” para los delitos atroces por razones jurídicas nacionales e internacionales. Acepta que lo más complicado con las Farc es la forma de hacer “justicia” porque no puede haber impunidad. Pero agrega que puede haber formas de justicia alternativa. No las define porque no ha habido acuerdo al respecto. ¿Y…? Ahora acepta un eventual cese bilateral del fuego, sin que termine el proceso y se firmen los acuerdos, algo que era un inamovible oficial: “el gobierno está dispuesto a anticiparlo”. Nada claro en relación con nada. Por eso admite que el proceso de paz “ha encontrado más apoyo afuera (del país) que aquí adentro” (¿En China?).Tres años y ahora lo único que se sabe es que en La Habana no se trata lo que debe tratarse. Tres años y De la Calle… mejor que calle: “Yo me voy pa’ La Habana y no vuelvo más”.

VER COMENTARIOS
Columnistas